Técnicamente, se le aprobó a las autoridades de ese país un nuevo modelo de certificado sanitario. Aunque el país vecino enviaba carne, con este nuevo certificado podría aumentar sus ventas.

Con Brasil no había un nuevo certificado sanitario desde 2012, cuando las autoridades evitaron reconocer un caso de vaca loca.

Desde aquel año, si bien no dejó de enviar carne a la Argentina, no hicieron nuevas presentaciones para certificados sanitarios.

Traducción a números:

Desde Brasil vinieron 3433 toneladas peso producto en 2013, fueron 2376 toneladas en 2014, 2257 toneladas en 2015, 1999 toneladas en 2016 y 652 toneladas en lo que va del año.

Esa cantidad representa el 0,02% de toda la carne que se produce en la Argentina.

“Volvieron a presentar certificados sanitarios y se les dio; es una reapertura. Antes se importaba, pero cuando fue lo de la vaca loca dejaron de presentar los certificados. Para la OIE (hoy Organización Mundial de Salud Animal) fue un caso insignificante lo que tuvieron”, explicó una fuente del Senasa al diario La Nación.

Los efectos a corto plazo de esta reapertura serían una eventual presión a la baja de los precios de los cortes argentinos, pues los cortes brasileños son más baratos.

Así, aquí el kilo en gancho ronda los 3,50 dólares el kilo, mientras que en el vecino país se ubica en 3 dólares el kilo.

Dejar una respuesta