El ciclista Eduardo Sepúlveda, tricampeón panamericano, se convirtió en la nueva figura del Movistar Team donde competirá en las temporadas 2018 y 2019. El chubutense de 26 años, el mejor argentino de la disciplina en la actualidad, es un experto en sortear dificultades en las serias, y eso quedó demostrado en el Tour de Francia.

Eduardo Sepúlveda fue el único argentino que participó en el Tour de Francia, en el que finalizó en la 65° posición. Claro que su mérito más grande fue terminar la carrera en la que sufrió un par de infortunios. Primero fue un terrible golpe en Col de Berentin, cuando bajaba a 70 kilómetros por hora y que dejó consecuencias: 18 puntos de sutura en un brazo y moretones en las piernas y la espalda. De todos modos, también pudo completar aquella novena etapa.

La mala suerte lo persiguió ya que dos días después sufrió la picadura de una abeja que lo dejó algo maltrecho pero no lo suficiente. “Para continuar la mala racha me picó una abeja en la ceja. Tengo una inflamación, pero seguro va a desaparecer”, declaró entonces Sepúlveda, con una bolsa de hielo en la zona afectada.

Así, después de cinco años en el equipo francés Fortuneo, Sepúlveda da un gran paso en su carrera. El argentino cosecha dos triunfos en la máxima categoría (Classic Sud Ardèche y Tour de Doubs), fue segundo en las clasificaciones generales del Tour de San Luis y de la Vuelta a Turquía y disputó las dos últimas ediciones del Tour de Francia, donde finalizó 59° y 65°.

El chubutense ha ganado, además, medallas en los Campeonatos Panamericanos en tres disciplinas diferentes: contrarreloj individual, persecución individual y persecución por equipos. Sabe Sepúlveda que no es poco lo que está construyendo después de alejarse del viento y del frío patagónicos cuando todavía era un adolescente. Heredó la pasión por el ciclismo de su padre Eduardo, quien murió en octubre de 2007, en un accidente.

Dejar una respuesta