La adolescente Anahí Benítez, enterrada y asesinada el 4 de agosto en una reserva natural del partido bonaerense de Lomas de Zamora, fue abusada sexualmente mientras estuvo privada de su libertad.

Así lo determinó la fiscal de la causa, Verónica Pérez, tras recibir el resultado del hisopado anal practicado al cadáver de Anahí y que detectó rastros de semen.

La fiscal tiene plazo hasta el 4 de septiembre para pedir la prisión preventiva del detenido Marcos Esteban Bazán.

El primer sospechoso que tuvo la causa fue el profesor de matemáticas Francisco Leonardo Agostino quien fue detenido pero luego fue liberado por falta de pruebas.

Mientras que Marcelo Villalba fue apresado al descubrirse que había tenido en su poder el celular Samsung Core de la víctima.

Dejar una respuesta