El equipo que dirige Eduardo Domínguez le ganó 1 a 0 como visitante al Carbonero por la segunda fecha del Grupo 4 del certamen continental. Romero Gamarra a los 7 del primer tiempo firmó el tanto.

huracan

Huracán dio la nota en su visita al mítico estadio Centenario de Montevideo. El equipo de Eduardo Domínguez, que comenzó con la rotación y guardó a varios de sus titulares, derrotó por 1-0 a Peñarol en su segundo partido del grupo 4 de la Copa Libertadores. Alejandro Romero Gamarra, con un bombazo de media distancia, hizo el único gol del partido.

Sin varios de sus titulares, por lesiones, suspensiones o simplemente por la rotación, el Globo fue a jugar a Uruguay tratando de encarrilar su camino en el torneo continental, tras la derrota del debut ante Atlético Nacional. Y le planteó un comienzo de igual a igual al conjunto uruguayo, de grandísima historia en el torneo.

A los 7 minutos, tras un ataque del equipo argentino, Peñarol intentó salir del fondo jugando. Pero Tomás Costa, ex Rosario Central, se equivocó y Romero Gamarra robó la pelota a 30 metros del arco rival. El autor del gol del ascenso en 2014 no dudó, le apuntó a un ángulo y sacó un zapatazo con su pierna izquierda que se metió sin pedir permiso. Golazo de Huracán para el 1-0.

Después del gol, Peñarol se adelantó por necesidad y comenzó a dejar espacios para que Huracán saliera de contra. Pero la visita, sin Ramón Ábila (en el banco de suplentes), no supo aprovechar esas opciones en la primera etapa. Ezequiel Miralles contó con dos ocasiones, pero en ambas, sus remates terminaron rebotando en un rival. La más clara fue de José San Román, quien llegó a la puerta del área por la izquierda y sacó un zurdazo impecable que dio en el travesaño.

Antes, el local contó con dos chances seguidas. A los 15, Diego Forlán sacó un buen remate a colocar en un tiro libre, pero la pelota se fue apenas desviada. Un minuto después, Nahitán Nández quedó frente a Marcos Díaz y el arquero le tapó lo que hubiera sido el empate.

Peñarol se la jugó en busca del empate en el segundo tiempo. Comenzó a llegar con más facilidad que en la primera etapa, pero siempre sin peligro. Con el correr de los minutos Marcos Díaz sumó intervenciones, sin demasiado esfuerzo, y el Globo se tranquilizó. Con el equipo uruguayo volcado en ataque, Huracán se propuso jugar de contra y tuvo varios acercamientos al arco rival para liquidar la historia.

Finalmente, el partido terminaría con ese único gol de Romero Gamarra, aunque sobre la hora Wanchope Ábila, ingresado dz minutos antes, reventó un remate en el travesaño. Así, el Globo alcanzó su segundo triunfo en el año, después de aquel obtenido ante Caracas en Parque de los Patricios. Una sonrisa gigante para un equipo golpeado, que no debe descuidarse en el torneo local.

Dejar una respuesta