Legisladores del oficialismo y la oposición no lograron consensuar un proyecto unificado para reformar el régimen del impuesto a las Ganancias, que deberá ser debatido hoy en la Cámara de Diputados. El gobierno admitió que le faltan votos para lograr la mayoría.

Diputados será ámbito de discusión del proyecto a las ganancias.
Diputados será ámbito de discusión del proyecto a las ganancias.
La sesión se iniciará este martes a las 11:00 con el tratamiento de la Ley de Emergencia Social, que no sufriría contratiempos ya que hay consenso total entre las bancadas, y luego se procederá al tratamiento de Ganancias.

El oficialismo admitió que le faltan más de una veintena de votos para conseguir mayoría a su proyecto, por lo cual se impone la necesidad de negociar con los legisladores del massismo, el bloque Justicialista e, incluso, el Frente para la Victoria.

Desde el gobierno, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, reconoció la posibilidad de un acuerdo con los diputados del Frente Renovador, ya que si el proyecto no es debatido el tratamiento sería aplazado para marzo del año que viene.

Sin embargo, fuentes del Frente Renovador aseguraron que “tienen voluntad de negociar”, pero que desde el oficialismo no les abren ninguna puerta a horas de la votación.

congreso“Son nulas las negociaciones. El oficialismo no tiene intenciones de sentarse a hablar. Quieren trabar Ganancias. Si no sale, para ellos es mejor”, señalaron. Para el massismo, Cambiemos buscaría retomar su plan original de “dormir” la aprobación de Ganancias para comienzos del año que viene.

Recuerdan que en la hoja de ruta inicial delineada por la Presidencia de la Cámara Baja, se había dispuesto tratar Ganancias el 14 de diciembre, lo que hubiera dejado sin margen al Senado para aprobar la iniciativa antes de fin de año.

De todos modos, desde el Frente Renovador ya piensan en un plan B: un acuerdo con el Frente para la Victoria, que recién se daría en el recinto, y que tiene como germen contactos informales entre Marco Lavagna y Axel Kicillof.

El factor clave es la relación de la Casa Rosada con los gobernadores, interesados en que la reforma no tenga un impacto fiscal que reste recursos a sus provincias. Con el objetivo de que los mandatarios influyan sobre los diputados, el Gobierno les mandó un cuadro con el detalle de lo que podría llegar a perder, cada distrito, en caso de que se aprobara el dictamen del Frente Renovador.

El oficialismo propone incrementar un 15 por ciento el mínimo no imponible de Ganancias, por lo que tributarían el impuesto los solteros que superen los 21.712 pesos netos y los casados con dos hijos con sueldos mayores a los 25.230 pesos.

Por otra parte, bajaría del nueve al cinco por ciento la alícuota que deberían pagar las personas comprendidas en la escala más baja afectada por el impuesto, con el añadido de que aquellos que sean alcanzados por primera vez pagarán en 2017 una tasa del 2 por ciento sobre la ganancia neta imponible.

En este dictamen, se acotan las deducciones que pueden hacerse por hijos a cargo, ya que sólo podrán computarse descuentos hasta los 18 años y ya no hasta los 24 años como establece la legislación vigente, y se limitan los descuentos por cónyuge al mismo nivel.

El aspecto que genera más polémica del dictamen es la ausencia de un mecanismo de actualización automática, por lo que la indexación recae en la capacidad discrecional del Poder Ejecutivo.

En un intento de acercar posiciones, se incorporó al dictamen oficial la posibilidad de hacer deducciones por viáticos y por alquiler de viviendas de hasta un 40 por ciento del valor y con un tope de 4.000 pesos mensuales o 48.000 pesos anuales.

También se aceptó el pedido de la oposición para gravar las apuestas de máquinas tragamonedas, pero se desechó cualquier tentativa de avanzar en la renta financiera.

Según confió el jefe de bloque del PRO, Nicolás Massot, este dictamen cosecharía, por el momento, alrededor de 105 votos, contando 86 de Cambiemos (sin Elisa Carrió, que se encuentra en Estados Unidos), los tres del Frente Cívico y Social de Catamarca, los seis del Frente Cívico de Santiago del Estero, tres del Frente de la Concordia Misionero, dos del Bloque Bicentenario, dos del Movimiento Popular Neuquino, el puntano Claudio Poggi, Eduardo Fabiani (Juntos por Argentina), y el salteño Alfredo Olmedo.

El dictamen del FR y el BJ, al que también suscribieron los diputados del Peronismo para la Victoria, Libres del Sur, GEN, tampoco alcanza la marca de 129 votos que le permitiría asegurarse la media sanción.

Este proyecto prevé llevar hasta 49 mil pesos el mínimo no imponible, y una modificación de las alícuotas, que en la escala más baja (hasta 50 mil pesos de excedente sobre el mínimo no imponible) tendrá un porcentaje del tres por ciento (frente al nuee por ciento que establece la legislación la tabla actual).

Para financiar la disminución de la carga impositiva, se propone determinar un impuesto a los plazos fijos mayores a 1.500.000 pesos, a fideicomisos, a fondos comunes de inversión, a dividendos, a operaciones de dólar futuro, así como el restablecimiento de las retenciones a la minería y un impuesto al “Capital Improductivo”.

El dictamen del Frente para la Victoria-PJ y partido Solidario (Carlos Heller), en tanto, plantea que sólo tributen Ganancias el decil (10 por ciento) de asalariados que más gana, y que la responsabilidad de definir la línea de corte sea de la Afip a partir del análisis de las estadísticas suministradas por el Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa).

En cuanto a las fuentes de financiamiento, el proyecto kirchnerista tiene bastantes similitudes con el del FR-BJ pero amplía los gravámenes a la renta financiera, incorporando impuestos a los intereses por depósitos en cajas de ahorro, y también plantea el cobro de Ganancias a jueces y fiscales, así como la restitución del impuesto a los Bienes Personales.

Dejar una respuesta