La reforma laboral es la acción política sobre la cual el Presidente pretende cimentar toda la estrategia para ganar las elecciones en este 2017. Ayer, la conducción de la CGT y los funcionarios nacionales retomaron este jueves el diálogo sobre una variada y amplia agenda de temas, aunque los sindicalistas y los representantes del Gobierno calificaron el encuentro en el gremio de la Sanidad (Fatsa), como “una nueva reunión técnica y de análisis” y no formularon declaraciones sobre su desarrollo.

El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, se reunieron esta tarde durante casi dos horas con el triunvirato de la central obrera, que integran Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, y con los representantes del consejo directivo cegetista Armando Cavalieri, Omar Maturano y Francisco Gutiérrez, pero a excepción de Quintana nadie habló.

Las partes continuaron analizando “una variada y amplia agenda de temas pendientes de resolución”, como la reforma laboral en marcha, la actualización de los convenios colectivos de trabajo, la Ley de Empleo Joven y la nueva norma de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART), que ya tiene media sanción del Senado.

Sindicalistas y funcionarios iniciaron el encuentro -que se prolongó casi hasta las 21- dos horas antes en la Federación Argentina de Trabajadores de la Sanidad (Fatsa) que lidera Carlos West Ocampo, en Deán Funes al 1.200 de la ciudad de Buenos Aires.

“Es un encuentro de trabajo con la CGT, una reunión técnica y de análisis. No puede haber hoy definiciones y soluciones de fondo a la variedad de temas planteados” por ambas partes, afirmó Quintana desde su autómovil al ingresar a la sede de la entidad gremial.

Los representantes de los trabajadores y los del Gobierno nacional retomaron de esa forma el estudio de alternativas para incentivar el blanqueo laboral, generar empleo y, en especial, el análisis de las modificaciones que se procura introducir a la ley de ART.

En el encuentro también se avanzó respecto de algunas bases de consenso con vistas a la próxima reunión de la Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo -que integran funcionarios, sindicalistas y empresarios- creada hacia noviembre último y que retomará las conversaciones durante la primera semana de febrero.

No obstante el hermetismo que rodeó el ingreso y salida de los participantes, pudo saberse que otros temas sobre los que se intentó avanzar -aunque sin mayores precisiones- fueron la posible reducción de los aportes patronales, el incentivo del empleo joven y la realidad del mercado laboral, según los voceros gremiales.

La reunión había sido originalmente convocada para esta tarde en la Casa de Gobierno, pero luego se optó por cambiar el escenario.

“Estos encuentros técnicos y de análisis continuarán, porque no es posible enviar proyectos o aprobarlos sin consensuarlos con el movimiento obrero”, concluyó una fuente gremial que optó por mantener el anonimato, aunque confirmó que el consejo directivo de la CGT será convocado “con seguridad” a principios de febrero.

Dejar una respuesta