Como en mayo, la inflación de este mes volvería a mostrar señales de desaceleración. El consenso de los economistas que miden la evolución semanal de los precios es que el índice general se ubicará en torno a un piso de 1,4% y con un techo de 1,6%, ayudado nuevamente por algunos productos estacionales y por los regulados, que inciden a la baja.

Sin embargo, la suba de los alimentos se mantiene en niveles elevados, especialmente los productos frescos.

Si bien durante las dos primeras semanas del mes se habían detectado fuertes alzas en algunos rubros alimenticios, en los últimos días se atenuaron esos incrementos. Sin embargo, al comparar la tercera semana de junio versus la misma de mayo, hoy el incremento del rubro alcanza al 2,3%, afirmó el economista Gabriel Zelpo.

Los productos que más subieron, según la firma, son las verduras (4,3%); los lácteos (3,2%) y los panificados (2,8%).

En el caso de la carne, las subas rondan el 1,3%, según la consultora Elypsis.

“Estamos proyectando una inflación de 1,4% para todo el mes. Mantenemos por el momento la estimación anual de 22% porque creo que hay margen para que siga desacelerándose la inflación”, sostuvo Zelpo.

Para la consultora Ecolatina, que realiza los relevamientos a campo, durante las primeras dos semanas de junio la inflación fue de 1,5% en comparación con el mismo período de mayo, con un nivel similar en el caso de los alimentos. Según explicó el economista Lorenzo Sigaut Gravina, también se percibió este mes una suba de 3,7% en el rubro “equipamiento y mantenimiento del hogar”; de 2,1% en “otros bienes y servicios” y de 1,9% en educación por la evolución de los precios de textos y útiles escolares.

En el rubro alimenticio, los principales aumentos registrados por la consultora fueron los de pan envasado (4,3%); fiambres, embutidos y conservas (4%); productos lácteos (2,2%); verduras (5,3%); comidas para llevar (3,8%), bebidas alcohólicas (2,6%) y galletitas (3,5%).

“Hay cuestiones puntuales que ayudan en junio por los productos estacionales y los regulados. Pero en julio podés volver a estar más cerca de 2%. Todavía no vemos que se está rompiendo esa inercia inflacionaria”, manifestó Sigaut Gravina.

Para el mes próximo, no sólo son las vacaciones de invierno, sino que además ya está autorizada una suba de 6% en las prepagas y las expensas volverán a subir por el acuerdo paritario firmado con los encargados de los edificios. Además, mientras exista la necesidad de corregir precios relativos –todavía falta ajustar tarifas–, no será posible consolidar una tendencia clara de desinflación, coinciden los analistas.

Dejar una respuesta