Con ajustes positivos en los principales cultivos de Argentina, la soja trepa a 59 millones de toneladas y el maíz también sube a 24,5 Mt. Pese al intenso estrés del verano, se marca una tendencia ascendente en la producción unitaria, lo que puede pronunciarse con las labores de cosecha de las próximas semanas.

Algo que puede pasar cada 50 años, terminó sucediendo en dos años consecutivos: lluvias muy por encima de lo normal en febrero del 2015 y en febrero de 2016. En este año, los registros volvieron a mostrar los máximos niveles de agua recibidos. Y se repite el escenario del año pasado: muchas hectáreas perdidas, serios problemas para la logística de salida del grano del campo, pero altas marcas de rindes. Después del estrés termo hídrico, también para competir entre los máximos por persistencia y por altísimas temperaturas mínimas, llegó en forma violenta la recuperación de los niveles hídricos.

campo inundadosDe entre varias regiones afectadas por las extensas lluvias, en este año es la provincia de Santa Fe la que estuvo jaqueada por los registros de lluvias de febrero. Máximos de 300 a 350 mm en el centro y sur de Santa Fe plantean serios problemas de logística ante la inminente cosecha. También Córdoba se ha visto muy afectada; allí estarían comprometidas unas 250 mil ha de soja que podrían no ser recolectadas por los excesos hídricos. Santa Fe podría sumar 110 mil ha. Buenos aires también está muy afectada en algunas regiones, con lo cual, a nivel país, las pérdidas estarían en el orden de 800 mil hectáreas de soja. Pese a ello, se afianzó el escenario de alta productividad de la oleaginosa. Las zonas no afectadas de Santa Fe, Córdoba y el oeste bonaerense se aproximan a los máximos rindes históricos y compensarían las reducciones por superficie. Por lo tanto, teniendo en cuenta un rinde nacional promedio de 30,3 qq/ha, apenas tres décimas de quintal más que en el informe anterior, la producción de soja se estima en 59 millones de toneladas.

También el maíz se consolida con mejoras en los rindes, pese a que suma lotes que no ingresarían al circuito comercial. La estimación de producción asciende a 24,5 Mt. En Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires se consolidan las expectativas de rendimiento. Santa Fe está muy próxima a los 92 qq/ha en promedio; Córdoba subiría un quintal y medio a 85,3 qq/ha y Buenos Aires aumentaría casi 1 quintal para promediar 78,1 quintales. Se realizaron ajustes en el hectareaje perdido, y en la superficie total sembrada por lo que quedarían un millón de ha por fuera de la cosecha a comercializar sobre un total de 4,26 M de ha sembradas.

via: agritotal.com

Dejar una respuesta