En plena campaña de verano, las abundantes lluvias proporcionadas por el fenómeno Niño pueden poner en riesgo los cultivos en algunas de las principales zonas agrícolas de la Argentina. Así lo indicó en su último informe la Bolsa de Comercio de Rosario. La entidad afirmó que las lluvias de la semana registraron volúmenes acumulados superiores a los 50 milímetros, agravando la situación hídrica del sur este de Córdoba y sur santafesino. “Quedan secuelas del temporal que las azotó, y si bien el agua está escurriendo, aún hay campos aislados, caminos que son ríos y relieves deprimidos sumergidos”, afirmó la Bolsa rosarina.

campos inundados Las pérdidas se concentran en soja y se estima que hay un 8% de la superficie afectada. La campaña maicera, por su parte, toma tintes del año record 2014/15. “El maíz temprano se encuentra beneficiado por la lluvias en la etapa de llenado y todo indica que se podrían superar los 100 qq/ha., aunque queda por verse si hay efectos del lavado de nitrógeno por las excesivas lluvias y las altas temperaturas en floración”, dice el informe.
Entre los grandes problemas de la campaña, la entidad menciona a las malezas, que cada año intensifican la presión. Según el informe, “los herbicidas pre emergentes fueron claves esta campaña para sortear las malezas difíciles, sin embargo, suman costos que estrechan los márgenes”. Por otra parte, la Bolsa afirma que prevalece la calma en cuanto a insectos y enfermedades. “La bolillera, al igual que el año anterior, no encontró condiciones para atacar”, detalla.

Dejar una respuesta