Por el peso de la historia y de las camisetas, y por esas cuestiones del folklore futbolero que en este país generan una pasión muy particular, el Superclásico jamás pasará inadvertido.

El que se jugará hoy a las 17 en el Monumental, por la decimotercera fecha del campeonato, arbitraje de Diego Abal -todo un desafío para alguien que ha sido muy cuestionado en los últimos tiempos pero que viene experimentando un repunte que ameritó su designación- y televisación a cargo de Canal 13, trae la adrenalina de toda la vida, más un par de detalles actuales que asoman en el análisis previo, ya que River está en la antesala de la final de la Copa Argentina, que disputará ante Rosario Central el jueves próximo en Córdoba, y Boca ha recuperado terreno en el torneo y viene de ganar dos clásicos en hilera, a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro y a Racing en la Bombonera, pero esta tarde tendrá una baja inesperada por lesión: la de su arquero titular Guillermo Sara que abrió la puerta para el debut de Axel Werner, todo un desafío para el joven ex arquero de Atlético de Rafaela, quien apenas atajó en el arco boquense en un amistoso, aquél del mal arbitraje de Espinoza ante Olimpia, en Jujuy.

Las "clasicas" cargadas entre hinchas.
Las “clasicas” cargadas entre hinchas.

Por supuesto, cuando el partido arranque, ninguno de los dos pensará en lo que hicieron o proyectará los pasos futuros, sino que pondrán la máxima atención en el cruce de esta tarde, que desde ambas veredas se vive intensamente. River guardó titulares en la jornada anterior -perdió con Independiente en Avellaneda- para tenerlos en plenitud hoy y el jueves, en el primero de los casos debido a lo que significa el choque ante el eterno rival y luego por lo que estará en juego contra Central: un título y la clasificación para la Copa Libertadores 2017. Boca quedó al margen de esa lucha, por lo que apunta con todos sus cañones al certamen local, donde acumula once encuentros sin caídas y está a sólo dos unidades de la punta.

Las recientes victorias que el equipo de Guillermo Barros Schelotto concretó a través de actuaciones elogiables, coincidieron con la vuelta de Fernando Gago, quien luego de dos lesiones en el tendón de Aquiles -las dos justamente en Superclásicos- ha reaparecido sin perder la calidad y la claridad que lo distinguen, marcando el ritmo de juego de su equipo con la prestancia de antaño que la sucesión de lesiones no han podido derrotar. Con Gago y con Carlos Tevez como estandartes, el Boca del mellizo buscará celebrar en la casa de su archienemigo futbolístico. Allí, River se mantiene invicto en lo que va de la competencia. Y si bien la Copa Argentina lo seduce, no va a guardarse nada hoy más allá del “misterio” acerca de la formación titular a disponer por el Muñeco Gallardo, si Rossi o si Pity Martínez, en parte porque no se siente fuera de carrera en el campeonato, pero además porque frente a Boca hay algo más que tres puntos de premio. Hay un “plafond”, un extra, que para ambos vale un campeonato y a veces, hasta un año entero.

Dejar una respuesta