El pasado 5 de octubre la denominada Ley de Emprendedores consiguió dictamen favorable en el plenario de Comisiones de Legislación General, PYMES y Presupuesto y quedó habilitado para su tratamiento en el recinto de la Cámara de Diputados, con veto parcial del Frente Renovador. También el pasado 13 de octubre en el coloquio de IDEA el propio Presidente de la Nación pidió por la ley y envió un mensaje de presión a los legisladores para que la aprueben.

El proyecto de ley emprendedora enviada por el PRO al recinto propone la creación de sociedades de acceso simplificado (SaS), el fondo que subsidia a Fondos de inversión (FONDCE) y un Fondo Semilla (para emprendedores productivos), con ANR, créditos blandos y otros instrumentos. La gran mayoría de estas herramientas no resuelven los problemas que dicen atacar.

¿Por qué el proyecto de ley de emprendedores no sirve para todos los emprendedores argentinos?

Esto es una LEY DE FONDOS que sirve para que grandes empresas, Venture Capital y financistas que no quieren tomar riesgos  y usaran el dinero de todos los argentinos para comprar acciones de compañías necesitadas de financiamiento. También este proyecto de ley los exime, de pagar impuesto a las ganancias, por aportar parte de lo que deberían pagarle al fisco a fondos que puede servirles para financiar sus propias empresas controladas.

¿Se podrá constituir una SaS en un día como dice el gobierno? La IGJ, la AFIP y rentas no están preparadas para resolver este trámite online en 24 horas. El gobierno en vez de crear nuevas figuras debería hacer que las dependencias del estado que hacen lento el proceso de constituir una sociedad anónima empiecen a funcionar bien y así acortar los plazos.

¿La SaS es la solución a la informalidad? Los emprendedores informales no van a constituir SaS. El primer paso sería que se inscriban como monotributistas. Ya tenemos como antecedente el FRACAZO de las recientemente aprobadas sociedades unipersonales, que solo se crearon en todo el país unas 7 y son utilizadas por multinacionales que usan a sus gerentes para evitar constituirse en el país como subsidiarias de sus casas matrices en el exterior.

¿Es un vehículo que atraerá la llegada de inversores? No. Un inversor institucional no puede inyectar capital a una SaS. para hacerlo debe convertirla en un S.A.

¿Por qué un inversor institucional debe transformar una SaS en un S.A. si quiere invertir? Porque las SaS se constituyen con un capital social de “DOS (2) veces el salario mínimo vital y móvil” y dice en el art. 39 del proyecto de ley que “no podrá ser controlada por una sociedad de las comprendidas en el Artículo 299 de la Ley General de Sociedades Nº 19.550, T.O. 1984, ni estar vinculada, en más de un TREINTA POR CIENTO (30%) de su capital, a una sociedad incluida en el mencionado artículo”. Ni el mismo FONDCE que se constituye en esta ley podría invertir porque para hacerlo la SaS debería ampliar su capital social a un nivel tan alto para no perder el control. Si el objetivo del emprendedor es recibir inversores es más inteligente constituir una sociedad anónima desde el primer momento.

¿Es sencillo para un emprendedor convertir una SaS en una S.A.? Es más lento y engorroso el trámite que haber constituido una sociedad anónima directamente.

¿El Fondo de fondos creara las 302.000 empresas que necesitamos los argentinos? No. Estamos convencidos que no creara nuevas empresas. Una empresa para recibir una inversión de un fondo que cotiza en bolsa no puede ser una empresa nueva. Debe al menos poder demostrar un ciclo económico completo.

¿El fondo de fondos servirá para crear otra empresa argentina global? No. Suponiendo que cuando reglamenten la ley, luego de ser sancionada, permitan a los fondos invertir en start-up sin un ciclo económico completo, los antecedentes en México nos muestran la tremenda realidad: hay emprendedores y empresas que viven de estos fondos y que después de dos años no han hecho una sola venta.

¿El fondo de fondos favorece a las grandes empresas? Claro. Les permite desgravar impuestos al invertir en uno de estos fondos, también les permite comprar partes de empresas con fondos aportados por el estado y usarlo esas acciones compradas en su beneficio (controlar empresas proveedoras de competidores, desarrollar tu propia cadena de proveedores, etc.) y dirigir la inversión, de estos fondos, a otras empresas que sean de su interés estratégico.

¿La ley emprendedora es federal? No. En tanto y en cuanto no participen los municipios, haciendo del mundo emprendedor una herramienta de oportunidades sociales, solo será un proyecto pensado para hacer marketing político y no cambiar el rumbo del país.

¿Los emprendedores pueden cambiar la situación económica y social del país? Sin lugar a dudas. En el estallido del 2001, fuimos los emprendedores, uno de los más importantes actores en la recuperación del país.

¿Es beneficiosa la creación de un fondo de fondos que sea dueño de 10 fondos de inversión? No. Concentra en un grupo reducido de personas el flujo de inversiones destinados a la innovación, el desarrollo de productos, la expansión y el crecimiento de cientos de argentinos que al no estar en Buenos Aires no tendrán acceso cercano y directo a esta posibilidad.

¿Por qué nos oponemos al fondo de fondos? Por varias razones. Crea artificialidad. Atrae el lavado de dinero. Crea una burbuja. Excluye a millones de emprendedores. No potencia a las economías regionales. No crea empleos nuevos.

¿Cuál es el problema del modelo emprendedor argentino? ¿Hay un modelo? Silicón Valley es un ecosistema de negocios donde se influencian y multiplican emprendedores, universidades e inversores con el estado. No existiría si faltara uno de estos componentes.
En semejante “entramado de inteligencia colectiva” interactúan emprendedores con la Universidad de Berkeley, la Universidad Estatal de San José, la Universidad de Santa Clara, la Universidad de Stanford y San José City College (Universidad comunitaria). Cinco claustros alineados para nutrir un ecosistema que genera millones de empleos en el mundo. El estado participa potenciando ese esfuerzo con una tremenda inversión en infraestructura, para multiplicar las oportunidades que se vayan generando. Con ese escenario, los inversores destinan un tercio de la inversión de riesgo de USA para el valle del silicio.

Ahora vayamos a la Argentina. Cuando se comenzó a hablar del proyecto de Ley emprendedora todos nos entusiasmamos. Era la posibilidad de que se creara una ley que abriera las barreras que nos impedían crecer y proyectarnos al mundo. Duró poco esa alegría. Lo que necesitamos como país, paso a ser espectador de lo que le conviene a la política. Lamentablemente muchos de nosotros, nos vimos obligados a convertirnos en opositores a esta iniciativa del Presidente de la Nación. Teníamos que darle una voz a los millones que se quedaban fuera del sistema. Nada de lo que se envió finalmente al Congreso implica una solución de fondo a los problemas de los emprendedores que son: la asfixiante carga impositiva, la falta de educación y formación sectorial, la ausencia herramientas que potencien las economías regionales y los altísimos costos que implica generar nuevos puestos de trabajo para una start-up.

Tal vez el afán del gobierno de crear un Fondo de Fondos al que llamó FONDCE y así repartir dinero entre empresarios, banqueros y abogados afines al gobierno, hizo que olvidaran el problema social que afecta a los argentinos:
– Más de 2.000.000 millones de argentinos trabajan en el estado.
– Más de 8.000.000 de emprendedores informales no encuentren un camino para ingresar a la economía formal, crecer, crear empleo y capacitarse.
– El 36% de las madres argentinas no trabaja, no estudia ni busca empleo. (CIPPEC)

Muchos de estos millones de argentinos podrían encontrar una oportunidad con una verdadera Ley de Emprendedores. Son vidas. Es aquí y ahora.

Según el economista Félix Piacentini, titular de NOAnomics, necesitamos crear 52.000 nuevas compañías para resolver el problema del exceso de empleados trabajando para el estado y 250.000 empresas más si queremos terminar con el trabajo en negro.

felixEste proyecto de ley emprendedora no cumplirá con ese objetivo. A pesar de todos nuestros reclamos dejaron afuera del proyecto de ley emprendedora a la bisagra que puede abrir la puerta de las oportunidades: la educación. Dicen que más adelante, lo harían. Recetan antigripales cuando el paciente esta fracturado.

Desde la Unión de Emprendedores de la República Argentina, consideramos que uno de los principales problemas que tenemos en el “¿ecosistema argentino?” es la falta de formación específica de todos aquellos que decidimos emprender. Aprendemos dolorosamente. Por ensayo y error.

No hay una sola chance de ganarle al desempleo definitivamente, si las universidades no están presentes en la ley de emprendedores.

Sabemos que el título “emprendedor” es muy amplio: abarca a la vendedora de empanadas en Salta, al quintero que produce cebollas en Jujuy, la fabricante de quesos artesanales en Santa Fe, al que desarrolla y exporta software en Palermo Soho, al que produce salamines en Tandil, o al que realiza artesanías y las vende en El Bolsón. Por eso necesitamos acciones específicas para cada economía regional. Esta ley tampoco las tiene.

andy-freireCito a Andy Freire, funcionario del gobierno y ex emprendedor: “La Argentina tiene un dilema que aún no ha podido resolver. Es uno de los países más emprendedores del mundo y, sin embargo, posee una de las tasa de éxito de proyectos más baja del planeta (alrededor del 80% de los proyectos no sobreviven más de dos años)”.

Como lo expresa Andy Freire, nada de este proyecto de ley resuelve ese problema. Hagamos una gran Ley de Emprendedores. Esta no lo es.

Rodolfo Llanos – Unión de Emprendedores de la República Argentina

Dejar una respuesta