El martes que viene sale Loma Negra a cotizar en Bolsa. Por primera vez en una suscripción será apta para el público minorista: desde $ 6000 se puede ser accionista de la empresa que una vez fue de Fortabat, con el mismo trato que los mayoristas institucionales.

Loma Negra tiene el 46% de market share en el mercado, y por el perfil de negocio se posiciona como la empresa de mayor potencial de crecimiento ante el plan de obra pública de financiamiento mixto, que implicaría para los próximos tres años desembolsos mayores a u$s 20.000 millones.

“A partir de enero de 2018, cuando comienza la puesta en marcha de los proyectos de obra pública mixta, esperamos que la demanda de sus productos se eleve considerablemente y, ante la falta de oferta aún con procesos de expansión de la oferta, no darán abasto, lo que comenzará a presionar en precios. El mercado cautivo local garantiza no sólo cantidades cuidadas de venta, sino incrementos en el precio del cemento, algo clave para el negocio”, advierte un paper de Bull Market Brokers (BMB).

Esperan que la empresa concentre luego de su salida a Bolsa la estrategia de expansión en el país en base a la emisión de obligaciones negociables.

En Bull Market creen que es de las suscripciones con mayor potencial a mediano plazo, porque no sólo saldría con un precio de corte barato con respecto a la potencialidad de un cuello de botella en el sector, especialmente por la inelasticidad que tiene el precio de la demanda: “El upside de mediano plazo la vuelve una de las mejores opciones del mercado vinculado con el resurgir de la obra pública y de la construcción privada”.

Recomiendan una tenencia mínima de seis meses. El inversor debe tener presente que lo más recomendabole es la suscripción primaria, porque se logra el beneficio de suscribir con la ayuda de los inversores institucionales, a quien la empresa favorecerá porque son los que mayor volumen de dinero aportarán, y eso beneficia al minorista, que tendrá el mismo tratamiento.

La compañía considera que la recuperación económica de Argentina plantea una de las oportunidades más interesantes en los mercados emergentes. El consumo de cemento está sumamente relacionado con la actividad económica y la compañía prevé que en Argentina la demanda de cemento aumentará significativamente en los próximos cinco años.

La compañía también tiene vínculos con Vaca Muerta mediante una línea ferroviaria que podría ser de utilidad cuando se active el transporte como alquiler, algo que generaría cash flow extra, transformando a la empresa realmente en un holding.

BMB señala que la firma tendrá en principio un free floating del 43%, de los más grandes del sector de construcción y obra pública. Esto la llevará con el tiempo al panel líder, donde es clave el floating para el volumen negociado.

Comenzará a cotizar con la mayor parte de la ponderación de inversores en el exterior y con el tiempo comenzará a ser demandada por los fondos comunes de inversión locales.

La empresa es la insignia del crecimiento económico pensando incluso en una reelección de Macri, ya que hace todo lo que es construcción.

Dejar una respuesta