“Sé lo que está pasando y ustedes también lo saben”. Así, Cristina Kirchner dio inicio al acto de lanzamiento oficial de su nuevo espacio, Unidad Ciudadana, la herramienta electoral que construyó para competir en los comicios legislativos. Desde las 15.10, la ex Presidenta se presentó en una tarima blanca sin otro ornamento que un micrófono, escenario que contrastó con las puestas maximalistas que solía montar cuando estaba en el gobierno-. “Además de la deuda que ya tenemos, nos quieren dar cien años más de deuda. Gastemos las energías no en insultos ni en agravios. Pongamos en movilizar y organizar a los ciudadanos y ciudadanas. Nosotros organicemos a nuestros compatriotas”, declaró.

La ex mandataria dejó que el público cantara algunos minutos “Vamos a volver, vamos a volver”, antes de pedirles que muestren sus banderas.”No desunamos, vengo a sumar. Hay que ponerle un límite al Gobierno”, sostuvo Cristina Kirchner y agregó “los convoco a la unidad ciudadana, a la unidad de todos los argentinos”.

En tanto, se escuchaba entre los cánticos de los militantes: “Cristina es senadora, Cristina es senadora”. Ella negó con la cabeza y respondió: “Todos los honores y cargos los he tenido gracias a ustedes”. Lo que generó que la multitud empiece a entonar: “Cristina Presidenta, Cristina presidenta”.

“He tenido ya todos los honores y cargos que ustedes me han dado, vengo ahora a sumarme como una más, a poner el cuerpo, la cabeza y el corazón”, dijo y sus miles de seguidores le contestaron: “Una más, y no jodemos más”.

Cristina continuó: “Vengo a sumarme a este espacio porque, en serio, esta preocupación, esta indignación, esta tristeza que recorre a la sociedad, me conmueve también. Porque no me parece justo que estemos sufriendo ni que nos hayan desorganizado. Siento que le han desorganizar la vida a la sociedad”.

“No desunamos. Unamos. Necesitamos poner un límite. Y estas elecciones son parlamentarias y son precisamente el diseño que el sistema político adoptó en nuestra Constitución, las elecciones de medio término, donde la sociedad expresa si está o no de acuerdo con un gobierno. No le hagamos el juego a los que intentan confundir hablando del pasado. Claro que hay pasado, no nací de un repollo. Pero sabemos que no queremos futuro con ellos. El verdadero problema es el futuro y el presente”, siguió.

“Si los precios siguen aumentando, ¿de qué 19 me están hablando? No me importa cómo llegan los dirigentes, me importa si llegan los argentinos al 19”, enfatizó.

La ex presidenta denunció: “Nos quieren dar 100 años más de deuda”, en referencia a la emisión de bonos que hizo el Gobierno. “No gastemos en insultos, pongamos la energía en movilizar a los ciudadanos”, pidió la jefa del frente Unidad Ciudadana.

Tras media hora de oratoria, pasadas las 15.30, Cristina empezó a llamar por sus nombres a diferentes personas que se encontraban preparadas para subir la tarima junto a ella.

Según la ex mandataria eran ciudadanos con “problemas reales” y describió cada una de sus historias, mientras los abrazaba y les ofrecía su apoyo. El caso de investigadoras universitarias; de una mujer que recibe una pensión porque tiene siete hijos, de remiseros y trabajadores. “Alejandro es de Ezeiza. Tenía una panadería moderna pero tuvo que vender sus máquinas para pagarle a sus empleados”, es una de las historias que contó la ex presidenta.

“No llores, te pido por favor que no llores”, le dijo, Cristina al borde de las lágrimas, a una persona que le hablaba desde el escenario.

Luego siguió sumando personas para presentar “casos reales” y consecuentes de las subas en los servicios, recortes en el sector científico, en las jubilaciones y en las pensiones, entre otras medidas del Gobierno.

Dejar una respuesta