En unas pocas semanas el Congreso discutirá el proyecto de ley sobre el voto electrónico, un tema deliberadamente instalado en la sociedad argentina. En esta nueva investigación de El Disenso te mostramos el entramado de empresas que expondría a estados y empresas extranjeras la seguridad de la elección, te contamos quiénes son los funcionarios clave en el lobby para la instalación del e-vote y te demostramos cómo el gobierno ya suscribió los acuerdos para que Corea aporte las máquinas.

Una empresa bien argenta

GRUPO MSA es una empresa proveedora de software de alta tecnología que abarca sistemas de seguridad, sistemas de gestión financiera, sistemas para municipios, la programación de sistemas de venta online, pero la estrella absoluta del grupo es el sistema integral para procesos electorales que ya ha sido utilizado en la argentina. A través de su subsidiaria Vot.Ar, este grupo ha ganado una indiscutible experiencia en el área del voto electrónico, implementando su sistema tanto en la provincia de Salta como en la Ciudad de Buenos Aires. Se presenta como un grupo argentino conformado con capitales 100% nacionales y más de 20 años de experiencia.

En 1983, en la república de Israel, se crea Mashov Software Export (MSE), una de las mayores empresas de desarrollo de software del mundo que desde inicio de los ochentas ha sido proveedora de soluciones informáticas para grandes corporaciones y también para algunas entidades públicas tales como las Fuerzas de Defensa Israelíes. En 1991 la empresa pone un pié en el nuevo continente y se convierte en la primera empresa informática israelí en ingresar al NASDAQ, al internacionalizarse cambia su nombre por Magic Software Enterprises. Los principales accionistas del conglomerado MSE son Denver Investment LLC, Harel Assurance LTD, Renaissance Technologies LLC, Menta Capital LLC y Edmond de Rotschild Holding SA. El grupo Magic Software Enterprises está sometido a la jurisdicción israelí tanto como a los tribunales norteamericanos, en ambos países rigen estrictas doctrinas de seguridad que permiten a sus gobiernos niveles prácticamente ilimitados de acceso a la información.

En 1995, nace Magic Software Argentina, con la denominación MSA SRL; la sociedad estaba compuesta por dos cuota-partistas, Sergio Osvaldo Orlando Angelini y Alejandro Poznansky, siendo el primero la cara comercial de la empresa y, en la actualidad, la cara visible del sistema integrado electoral Vot-Ar, y el último el especialista tecnológico. Magic Software se dedicaba a importar, adaptar y comercializar en argentina sistemas informáticos y a representar y ser mandante nacional de empresas extranjeras tales como de Magic Software Enterprises. En 1998 la empresa de Angelini y Poznansky “MSA SRL” se transforma en “MSA Magic Software Argentina SA”, un año después entra en el negocio electoral ganándole una licitación para realizar el Escrutinio Provisorio de las Elecciones Provinciales en Salta al gigante SOCMA.

En 2013, adopta la denominación “GRUPO MSA SA”. Una empresa argentina, de capitales 100% argentinos con más de 20 años de experiencia comercializando software… importado.

Confianza ciega

En 2013, meses antes de que la boleta única electrónica tuviera su bautismo de fuego en las elecciones de la provincia de Salta, la empresa se renovó. Además del cambio de nombre deciden ocultar un socio y cambiar la imagen. Poznansky desaparece de escena dejando a Angelini como único rostro visible, y dejan de definirse como una distribuidora de software en diversos países de américa latina para pasar a presentarse como un conglomerado argentino, de capital 100% nacional con más de 20 años de experiencia en el desarrollo de software de alto valor agregado. A pesar de que el Grupo MSA se desprendió de la representación de MSE, Poznansky, a través de Generática, sigue siendo el representante en argentina de la firma Magic Software Enterprises y explota el portal magicsoftware.com.ar

El software provisto para la implementación del voto electrónico ha sido objeto de serios cuestionamientos. Una auditoría realizada por el ITBA sobre un equipo de votación provisto por MSA, bajo reserva de que el producto auditado no necesariamente fuera el mismo que el utilizado en los comicios, estableció que la aplicación electoral cuenta tanto con código abierto como con código cerrado, que no se le brindó a los técnicos ninguna información sobre el código fuente ni sobre la arquitectura del sistema y que la empresa MSA no proveyó siquiera los manuales de procedimiento. El informe deja asentado que no se pudo auditar la carga y transmisión de datos, y concluye con una alarmante advertencia, señalando que los bajos estándares del cifrado implican que la información puede ser vulnerada por terceros durante la transmisión de los resultados.

Dos meses después de la advertencia del ITBA, y a solo dos días del ballotage porteño, los servidores de MSA fueron vulnerados. La jueza Maria Luisa Escrich comprobó que intrusos no identificables se infiltraron en el sistema y alteraron la base de datos. En ese contexto y con una diferencia de 11 votos por mesa, Horacio Rodriguez Larreta se hizo con la jefatura de gobierno, y Fernando Straface, director de CIPPEC e impulsor del voto electrónico, fue nombrado Secretario de Gobierno de la ciudad.

Si bien el sistema de MSA es publicitado como 100% argentino y “open surce”, la presencia de paquetes con código cerrado en el producto de la distribuidora argentina de Magic Software Enterprises significa que parte de la programación es de origen y contenido desconocido e inauditable por el estado argentino; sin embargo, no puede garantizarse que otros países no tengan acceso a esa información.

Pinky…

Juan Manuel Urtubey es, de larga data, un entusiasta promotor de los productos MSA. El salteño, siempre de la mano de Angelini, ha peregrinado muchísimas provincias y municipios para instalar el producto que Magic Software distribuye. Pero su defensa del negocio de MSA no se reduce a convertirse en la cara visible del sistema integrado de voto electrónico; desde 2011 el gobernador ha invertido crecientes sumas de dinero del erario público en partidas destinadas a instalar el sistema integrado Vot.ar.

Desde 2011 Urtubey delega en el CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) la tarea de realizar informes de difusión sobre la experiencia electoral de e-vote en salta, publicar notas de opinión sobre el tema en medios de todo el país, brindar talleres y especializar periodistas en la problemática electro-electoral. En la práctica, la implementación del convenio incluyó que el CIPPEC galardonara a Urtubey con un premio hecho a la medida de sus aportes, en la “la innovación en la gestión pública”.

CIPPEC es un think-tank que, según sus propias publicaciones, posee “experiencia en la incidencia de campañas electorales”. El objeto primario de la organización es la incidencia en campañas, y no la innovación tecnológica, clarificar este punto es determinante ya que sus informes sobre la experiencia electrónica de Salta circulan como si se tratara de una entidad desinteresada. El centro de estudios creó VIPPAL, una red latinoamericana de think-tanks que hace pie en Ecuador con la fundación El Faro, un operador que facilitó la llegada de los productos de MSA al país cordillerano donde se realizaron pruebas piloto con las máquinas que antes se utilizaron en Buenos Aires.

En la cena anual del CIPPEC 2015, su director, Fernando Straface, se expresó categóricamente: “trabajamos para se, de largo plazo, el mejor negocio para el sistema político…”.

Via: http://www.eldisenso.com/politica/los-duenos-del-voto/ y http://revistanorte.com.ar/los-duenos-del-voto-electronico-quienes-son-las-empresas-y-los-funcionarios-lobbystas/

2 COMENTARIOS

  1. ESTIMADOS VISION NACIONAL
    LA INVESTIGACION SOBRE EL VOTO ELECTRONICO PUBLICADO HOY PERTENECE A EL DISENSO (MARIANA ESCALADA Y AGUSTIN RONCONI)
    DESDE REVISTA NORTE REPLICAMOS LA MISMA. ROGARIA A UD, ENFATICE EL CREDITO EN LA FUENTE ORIGINAL. SALUDOS CORDIALES. SILVANA BREZINA

Dejar una respuesta