El presidente de la Nación confirmó hoy que se terminó el vínculo que unía al Estado con los clubes a través del programa “Fútbol para Todos”. Estas aseveraciones llegan justo luego de lo que dirigentes condicionaron el comienzo de la segunda parte del torneo a un aporte económico del Estado. En tal sentido Mauricio Macri fue tajante y ratificó “que el Gobierno no pondrá dinero” para los clubes.

“Nosotros no vamos a seguir poniendo plata. No sé cómo los dirigentes no previeron esta situación terminal”, expresó el jefe de Estado este mediodía en la Casa Rosada.

Incluso, el presidente comparó a los dirigentes del fútbol argentino con “empresarios y militantes del kirchnerismo”, indicando que “tienen que pagar impuestos los clubes de fútbol también”, sostuvo.

“El fútbol está en una crisis terminal y sus dirigentes buscan atajos. Los clubes nos pidieron seis meses más pero nosotros fuimos claros: el Estado no participará más del Fútbol para Todos”.

Con estas afirmaciones, parece entonces que se abre un interrogante aún más grande en nuestro fútbol. Los dirigentes de los clubes esperaban una reunión con el Gobierno en estos días con la idea de lograr la continuidad del vínculo con el Estado hasta tanto se encuentre una oferta de un privado que satisfaga las necesidades de las instituciones.

Por otra parte, los clubes esperan que de confirmarse (como el presidente efectivamente lo hizo hoy) la finalización de “Fútbol para Todos”, aparezca un resarcimiento económico para palear la difícil situación actual que atraviesan las instituciones deportivas. Información extra oficial indica que el Gobierno estaría dispuesto a pagar para rescindir el contrato uno 500 millones de pesos por un vínculo al que aún le quedan casi tres años; expira en septiembre de 2019.

Mientras tanto, este martes se realizará en la AFA una reunión con dirigentes de la Primera B Nacional, en la que se podría declarar el paro de la categoría por no contar con los medios económicos para la reanudación de su campeonato.

En la actualidad los clubes le deben a la AFA 1.150 millones de pesos, mientras que las mismas instituciones le adeudan unos 400 millones de pesos a los jugadores, de acuerdo a las cifras que maneja Futbolistas Argentinos Agremiados.

Dejar una respuesta