Mauricio Macri habló sobre los piquetes y las manifestaciones, que son cuestión cotidiana en nuestro país.

El presidente argentino expresó que “confrontar y pelear no le sirvió de nada al país”, e insistió en que los distintos sectores necesitan “sentarse a una mesa y dialogar”. En ese sentido, también lanzó que la conflictividad social “influye” para la llegada de inversiones a la Argentina.

“Ya probamos con confrontar, con pelear, con entender por qué la Argentina ha ido por un camino que llevó a que un tercio de la población esté en la pobreza. La verdad es que no nos sirvió de nada”, advirtió Macri.

“Lo que hay que hacer es aceptar la verdad, dónde estamos parados, lo hemos hecho desde el Gobierno diciendo la verdad con las estadísticas, y a partir de ahí ponerse a trabajar para reducir la pobreza, mejorar la calidad de la educación pública, tener una inserción inteligente en el mundo, construir la infraestructura que hace falta para crecer”, aseguró Mauricio Macri.

El máximo referente de Cambiemos sostuvo que el clima de conflictividad afecta la posible llegada de inversiones extranjeras al país. “Todo influye, porque acá lo que está en discusión es si este cambio cultural es producto de una decisión de los argentinos o solamente de la decisión de un presidente”, dijo.

Aclaró que “inversiones las hay todos los días, obviamente necesitamos mucha inversión para desarrollar un país tan grande como es la Argentina y generar tanto trabajo como necesitamos”.

“Para sacar a más del 30% de los argentinos de la pobreza hace falta mucho trabajo”, definió el máximo mandatario.

Finalmente Macri agregó: “Nunca prometí un milagro de un día para el otro, ya fue casi un milagro haber evitado la crisis terminal a la que íbamos en pocas semanas o meses si no producíamos este cambio copernicano. Pero en 2017 vamos a crecer, 2018 será mejor todavía y 2019 va a ser mejor todavía”.

Dejar una respuesta