Martín Lousteau, embajador argentino en EE.UU. le reclamó hace dos semanas al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para que habiliten una interna de Cambiemos en las elecciones legislativas del año que viene por la Ciudad de Buenos Aires, de manera tal de que pueda competir en las PASO con su frente ECO contra el PRO.

“Hoy se le podría preguntar a Rodríguez Larreta si él quiere que haya Cambiemos en la Ciudad. ¿Qué quiere decir que haya Cambiemos en la Ciudad? Que el PRO compita con ECO, por ejemplo. ¿Está dispuesto el PRO en la Ciudad a hacer eso? No”, se quejó Lousteau en una entrevista publicada en el diario Perfil.

El ex ministro señaló que le gustaría participar dentro de la interna de Cambiemos, pero en la medida en que el PRO acepte que el espacio que él encabeza vaya con su propia “plataforma” e “identidad” y no obliguen a “subsumir la personalidad de un espacio político en la de otro”.

En tanto, Lousteau descartó compartir un espacio común con el massismo en las elecciones del año que viene por la Ciudad. “Tengo buena relación con Sergio (Massa), pero visiones distintas sobre ciertas cuestiones, representamos dos cosas diferentes”, aclaró.

Ante este pedido del embajador en EEUU, Macri se metió en la interna de la Ciudad y su respuesta fue tajante. El Presidente se negó categóricamente a darle esa posibilidad a Lousteau e incluso fue por más al lanzarse una dura advertencia.

“Hace dos semanas, el Presidente habló con el embajador argentino en Washington y le sugirió que no se presentara en las elecciones legislativas del próximo año. Y le informó que, en caso de desechar la sugerencia, no tiene lugar por dentro del PRO”, publica el portal infobae y añade que después del diálogo, el Macri le pidió al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que le avisara de esta decisión al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El entorno del ex ministro de Economía se debate entre dos posturas: la de presentar al embajador como cabeza de lista el año próximo y la de esperar al siguiente turno, el 2019, y postularse directamente como sucesor del jefe de Gobierno porteño, el verdadero anhelo del ex funcionario. El radicalismo, que debe revalidar algunas bancas locales, se inclina por la primera opción.

 

Dejar una respuesta