El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, buscó desactivar ayer un tenso reclamo de la mayoría de las provincias por una deuda de 10.000 millones de pesos, que corresponden a obras prometidas y adeudadas por Nación durante los últimos meses de gestión de Cristina de Kirchner.

Ayer pagamos otros 2.000 millones de pesos y en una semana debería saldarse el resto“, señaló Frigerio frente a funcionarios del interior del país, en el marco de la reunión anual del Consejo Interprovincial de Ministros de Obras Públicas de todo el país (CIMOP).

FrigerioFrigerio aprovechó el cónclave para dejar claro que Nación “no impone proyectos de infraestructura”, sino que busca “consensuarlos” con los distritos, y resaltó la importancia de los encuentros del CIMOP, en una cumbre en la que estuvo acompañado por el subsecretario de Obras Públicas, Jorge Sábato, y sus pares de Recursos Hídricos, Pablo Bereciartúa; de Planificación Territorial de la Inversión Pública, Fernando Álvarez de Celis; y de Coordinación de la Obra Pública Federal, Ricardo Delgado.

Una vez anunciada la cancelación de 2.000 millones de pesos adeudados en obras, Frigerio propuso que Nación adelante giros de coparticipación a cuenta hasta que los certificados de los trabajos públicos y cuentas corrientes sean verificados.

Tras una queja desde Santiago del Estero y Tucumán por obras de Vialidad supuestamente adeudadas, la cumbre del CIMOP también analizó definiciones sobre el Plan Belgrano (que comanda el radical José Cano), y luego se firmó el convenio para la creación del Comité de Cuenca del Arroyo Medrano, para buscar soluciones a los desbordes que afectan a vecinos de los partidos -bonaerenses- de Tres de Febrero, San Martín, Vicente López y la Ciudad de Buenos Aires.

El puntapié de este Comité se suma a la puesta en marcha su par de la Laguna La Picasa y a la creación, la semana pasada, del Comité Interjurisdiccional de la Región Hídrica del Noroeste de la Llanura Pampeana, para desactivar los conflictos en el límite de Buenos Aires y La Pampa, que ya llevan 30 años.

Dejar una respuesta