Violencia de género sin límites que casi termina en una tragedia. Un hombre, de 57 años y con una orden de restricción en su contra, atacó brutalmente a tu ex pareja después de sacarse la pulsera magnética con la que lo monitoreaban.

De acuerdo a lo publicado por diario UNO, el ataque se produjo el viernes. El agresor fue con bidones de nafta hasta la casa de su ex mujer en San Rafael, Mendoza. Una vez allí, roció una de las ventanas y la prendió fuego. Mientras esperó que saliera su ex esposa, que en el momento del ataque estaba reunida con familiares: la hija, amigas y sobrinos.

Cuando las personas presentes salieron de la vivienda, acuchilló a su ex pareja y a dos sobrinos, que rápidamente lo golpearon para reducirlo. Más tarde llegó la policía y lo arrestó. El atacante quedó detenido en la Comisaría octava, donde trató de ahorcarse.

Los bomberos lograron extinguir el fuego y una ambulancia trasladó a los heridos al Schestakow donde fueron asistidos en la guardia.

En los alrededores de la casa se requisaron los bidones con nafta, el cuchillo utilizado en el ataque y una maza que habría llevado el hombre para atacar a las víctimas.

El detenido tiene antecedentes por violencia de género y una orden de restricción de acercamiento, que era monitoreada con una pulsera mágnetica que se sacó para atacar a su ex mujer. Quedó detenido a disposición de la Fiscalía de Violencia de Género de turno.

Dejar una respuesta