El oficialismo del Senado buscó avanzar hoy en un acuerdo parlamentario con el opositor peronismo, que condicionó un eventual entendimiento a la posición que adopten los gobernadores de ese partido. Las negociaciones se iniciaron ayer por la tarde, en el despacho de la presidenta del Cuerpo, la macrista Gabriela Michetti, quien convocó a la conducción del mayoritario bloque opositor con el objeto de transmitirle la intención del macrismo de avanzar con el armado de una agenda que incluya temas de interés para el gobierno y para ese sector opositor, indicó una de las fuentes.

De la reunión participaron, además de Michetti, por el oficialismo: el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el viceministro del Interior, Sebastián García De Luca; el ministro de Justicia, Germán Garavano; y el jefe del interbloque de senadores nacionales de Cambiemos, el radical Ángel Rozas.

michettiMientras, por el PJ-FpV hicieron lo propio el titular del bloque, Miguel Pichetto y sus compañeros de bloque: el correntino José Mayans y el santafesino Omar Perotti. Michetti planteó un listado de temas, de interés del oficialismo, para incluir en la agenda, como ser el proyecto de generación de empleo, la ley de pago de deudas a jubilados y blanqueo de capitales (en tratamiento en la Cámara baja); la ley de devolución de la coparticipación del 15 por ciento a las provincias, la ley de Presupuesto, el traspaso de la Justicia a la Ciudad de Buenos Aires; designación del nuevo Defensor del Pueblo.

También incluyó la creación de una comisión bicameral de seguimiento del proceso de blanqueo de capitales y la designación de los dos postulantes a la Corte Suprema de Justicia, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, remitidos por el Gobierno nacional (aunque el tema tiene fecha de tratamiento por pedido del oficialismo para una sesión especial el 15 de junio próximo).

Desde el peronismo, Pichetto hizo de portavoz y reiteró su posición de buscar un “acuerdo de gobernabilidad federal”, pero para ello mencionó la necesidad de “convocar a los gobernadores del PJ”, se indicó desde el entorno del rionegrino.

“Para nosotros es fundamental conocer la opinión de nuestros gobernadores para avanzar en las posibilidades de un eventual acuerdo-”, recalcó Pichetto, indicó la fuente consultada, en sintonía con la postura que el rionegrino viene teniendo en público e incluso en el recinto del Senado.

De esta manera, el oficialismo buscó retomar la iniciativa política en la Cámara alta, lugar donde todavía tiene pendiente la cuestión de los dos jueces de la Corte, y donde el peronismo tiene un rol fundamental por su número (se precisan los dos tercios de los senadores para aprobar esas designaciones) y todavía ese bloque no ha definido posición al respecto. Además de conocerse que hay un núcleo duro interno dispuesto a hacer sudar al macrismo en ese asunto.

Si bien la mayoría de los temas propuestos son conocidos y hasta alguno de ellos tiene estado parlamentario, el oficialismo, con su propuesta, buscó tender un puente de consenso con el objetivo de evitar la negociación tema por tema y porque, además, sabe que en el Senado debe neutralizar o limitar todo lo posible el poder de veto que tiene el bloque opositor del PJ-FpV y conseguir de mínima que haya una voluntad cooperativa, a riesgo de tener que padecer, en caso contrario, otro traspié.

Blanqueo: eliminarán artículo restrictivo para periodistas

El Presidente, Mauricio Macri, destacó “el rol fundamental” de los periodistas y “la libertad de expresión” y admitió que “está el debate” en el Gobierno, para modificar el polémico artículo 85 del proyecto de ley de blanqueo de capitales que abre la posibilidad de penar con prisión a la prensa que difunda información de evasores fiscales que se acojan a ese beneficio.

“Feliz día para todos. Espero que puedan seguir trabajando con comodidad porque nuestro Gobierno cree en el rol fundamental que tienen en la defensa de las libertades que es la libertad de expresión”, señaló Macri al ofrecer un brindis a los periodistas acreditados en la Casa Rosada al conmemorarse ayer su día.

Consultado si el Gobierno analiza modificar el artículo 85 del proyecto de ley para el blanqueo de capitales que limita la “labor de los periodistas”, Macri respondió: “Sí, está el debate. Es un instrumento para debatir” y “el Congreso lo tiene que aprobar de forma definitiva”.

En sintonía, cuando se le preguntó al jefe de Gabinete, Marcos Peña, si ese artículo no contradecía la defensa de la libertad de expresión, el funcionario contestó: “Es exactamente el mismo espíritu del Código Penal, pero no está aplicado a los periodistas; es por el secreto fiscal. No es el espíritu del Gobierno cercenar la libertad de expresión”.

Macri invitó a los trabajadores de prensa acreditados en la Casa Rosada a un brindis que ofreció en el salón comedor del sector presidencial, que hace años no se abría a la prensa y, en ese marco, brindó un breve discurso felicitando a los periodistas que “defienden la libertad de expresión” y respondió preguntas.

Sobre la polémica por el artículo 85 del proyecto sobre blanqueo, Peña admitió que el Gobierno “está trabajando en cambiar la redacción” de ese artículo para quitarle la palabra “terceros” que podría afectar la labor del periodismo, e insistió en aclarar que “no es intención del gobierno cercenar la libertad de expresión”.

Sin embargo, el Presidente aclaró que “es importante que todos entendamos que también tenemos que respetar la privacidad de las personas. Tenemos que acordar qué actos son públicos y qué actos no. Buscar un equilibrio en Argentina”.

Fuentes de la Casa Rosada explicaron que la “preocupación” del Gobierno es que “la difusión de nombres haga retroceder a los empresarios a tomar esa decisión” de blanquear ahorros en el exterior producto de la evasión, y que la medida que busca atraer fondos para el desarrollo del país se vea afectada.

Macri buscó diferenciarse una vez más del estilo de su antecesora, Cristina Fernández, que no recibía a los periodistas en el sector presidencial de la Casa Rosada y, tras invitarlos con masas finas, brownies, champagne y gaseosas, repitió una de sus promesas de campaña electoral: “Estamos dispuestos a respetar el valor de nuestra palabra en el tiempo, más allá de que en algún momento no nos convenga y otras sí”.

“Siempre uno se compromete a cosas que no salen como uno quería, pero si uno valora un tiempo, después no hay que cambiar el camino; lo que prometí, lo cumplo”, insistió.

En ese marco, Macri dijo que “siempre se sientan cómodos” lo que admitió entre ironías, que “esto no significa que algunas veces nos pongan de mal humor porque dicen cosas que no son las que queremos” en el Gobierno.

Cuando se le preguntó sobre los periodistas que perdieron el trabajo o están en situación de precariedad, Macri les pidió que “confíen en Argentina. Tenemos que entender que este mundo es un desafío gigantesco”.

Dejar una respuesta