Desde el Ministerio de Defensa, a cargo de Julio Martínez, negaron que la Argentina tenga un plan para adquirir armamento militar desde Estados Unidos por 2 mil millones de dólares y, contestándole al kirchnerismo, que pidió interpelar a ministros y presentó una denuncia penal contra el Presidente Mauricio Macri, recordaron que en el año 2015 “se solicitó a Estados Unidos precio y disponibilidad de aviones F-16”.

En otro pasaje del comunicado se expresa que: “Las necesidades globales de las Fuerzas Armadas para reemplazar el material obsoleto o desprogramado y recuperar capacidades perdidas no es nueva ni inherente a esta gestión. Recibimos el área en el peor estado de su historia. La exploración en los programas de ayuda militar disponibles no implica la intención de compra ni conlleva, mucho menos, la capacidad financiera para hacerle frente”.

Con respecto a los proyectos a futuro del Ministerio, indicaron que: “Durante 2009 y 2010, se llevó a cabo un Ciclo de Planeamiento de Defensa Nacional, dispuesto por el Poder Ejecutivo, a partir del cual el Estado Mayor Conjunto de las FF.AA. elaboró un Proyecto de Capacidades Militares (PROCLAMIL), en el que se describían los sistemas de fuerzas y medios necesarios para conformar las capacidades de las fuerzas”. Según el comunicado, en base a ese proyecto, en 2011 surgió el Plan de Capacidades Militares (PLANCAMIL), “que preveía valores para cubrir necesidades del orden de los 8.000 millones de dólares”.

Por eso, saliendo al cruce de las denuncias de la oposición, el informe concluye afirmando que: “Por todo lo expuesto, el Ministerio de Defensa niega la intención de compra de todo el armamento militar expuesto en el aludido listado y aclara que sólo la adquisición de los aviones de entrenamiento Texan T6 destinados a la FAA se encuentran en un proceso avanzado”.

Dejar una respuesta