El secretario general de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, está a punto de abandonar su puesto directivo en la central obrera para hacer lugar a la ansiada confederación unificada. Se aleja de la plana mayor, aunque parafrasea a Eva Perón: “Me voy del cargo pero no de la lucha“. Abocado de lleno a la pelea por el poder de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) por su puesto como presidente del club Independiente, preanuncia que en el plano sindical mantendrá un postura confrontativa en el mediano plazo.

“Perón definió que el movimiento obrero es sabio y prudente y después dijo que el pueblo es manso y prudente, pero tienen que entender que no somos tontos porque cuando salgamos a pelear las reivindicaciones que le están quitando a los trabajadores va a ser una pelea muy dura y por lo que veo ese tiempo no está muy lejano porque la gente está podrida”, señaló en su discurso de cierre en el Encuentro de la Juventud Sindical Nacional, que se realizó en el predio que el gremio del Plástico tiene en Esteban Echeverría. Sin embargo, aclaró por las dudas: “Esto no es una amenaza”.

moyanoMoyano volvió a cargar con dureza contra el ajuste tarifario en los servicios, en momentos en que el gobierno nacional hace equilibrio para enmedar sus errores y enfrenta embates judiciales para suspenderlo. “Este Gobierno no deja de hacer macanas que no sabe ni explicarnos por qué las hace porque tampoco las entiende: fíjense el disparate que armó con los aumentos en los servicios”, criticó frente al auditorio donde lo escuchaban unos 200 delegados de 60 gremios.

Este Gobierno no tiene ningún tipo de sentimiento hacia los más necesitados: parece que se burlaran de la gente porque hacen comentarios que no tienen nada que ver con la realidad, que en la casa se ande en patas o camiseta para no consumir tanta luz, todo esto tiene un límite“, amplió el dirigente sindical.

El líder camionero hace rato que postula para que ocupe su lugar en la CGT unificada a su “amigo y compañero” Juan Carlos Schmid, titular del sindicato de Dragado y Balizamiento y de la Confederación  Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). “Seguramente estará entre los hombres que integren la futura CGT que va a llevar adelante una política de reclamar con firmeza los derechos de los trabajadores”, expresó.

Por su parte, Schmid reconoció que no podría estar solo al frente de la central obrera cuando esta se unifique el 22 de agosto, pero ya anticipó una agenda de oposición al gobierno nacional. “Hay que saber que la economía está dominada por grupos extranjeros y a pesar de los doce años en los que hubo un relato, esa taba no se dio vuelta. ¿Habrá un triunvirato o un unicato? ¿será de (Sergio) Massa, del Gobierno o peronista? Más allá de todo, hay que dar respuesta a la agenda fijada el 29 de abril que abarca inflación, desempleo, jubilaciones, derecho de huelga y la no intromisión en los temas intersindicales por parte del Gobierno; visto el cuadro de situación económica y social vemos que no habrá solución a corto plazo”.

Uno de los que suena fuerte para formar parte de la mesa ejecutiva del máximo órgano del movimiento obrero es el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, quien ayer reclamó “un espacio en la conducción de la futura CGT unificada” y adelantó que la central obrera deberá tener “la rebeldía y la propuesta y el programa necesarios para enfrentar el actual modelo de ajuste”.

Dejar una respuesta