Finalmente se aprobó ayer y prácticamente por unanimidad, solo la Confederación Alemana se opuso, que el Mundial de Fútbol pase de tener 32 a 48 países compitiendo. El formato será con 16 grupos de tres equipos, de los que pasarán los dos primeros a jugar los 16avos de final y se enfrentarán a un partido hasta la final. Esta fue una de las claves para que se apruebe el proyecto, ya que si bien aumentará la masa general de partidos, los equipos jugarán un máximo de siete encuentros como hasta ahora. Aunque todavía hay sede, Estados Unidos y Canadá serían los favoritos para realizarla en conjunto.

Lo que cambia también es la cantidad de cupos para la máxima competición. Aunque no está confirmado, el más beneficiado sería África, que pasará de cinco a 9,5. Europa obtendría 16, Conmebol y CONCACAF 6,5, Asia 8,5 y Oceanía uno. El medio punto significa que podrán tener una plaza más jugando un repechaje a dos partidos.

El proyecto de Gianni Infantino tuvo al histórico jugador croata Zvonomir Boban, enfrentó a Argentina en el Mundial de Francia ’98, como “cerebro” principal del formato. Boban quiere también que, salvo en semis y la final, no haya tiempo extra y que en caso de empate se pase directamente a tanda de penales.

Para resolver los detalles que faltan cerrar, la FIFA se reunirá en un Congreso el 11 de mayo en Bahrein.

Dejar una respuesta