Una mujer, de 36 años, fue asesinada de once puñaladas por su pareja, en la ciudad neuquina de Plottier. Los investigadores del caso informaron que el homicida se dio a la fuga, pero a las pocas horas fue localizado y detenido por agentes policiales en una chacra de la zona.

Un episodio de violencia de género con trágico final. De eso se trató la muerte de la víctima, identificada como Violeta Matos, quien sufrió primero agresión verbal, luego persecución por las calles y finalmente golpes y once puñaladas con una cuchilla. Esa seguidilla de acoso y violencia, que concluyó de la peor manera, estuvo acompañada de gritos de la mujer pidiendo auxilio.

El hecho se desencadenó cuando Matos fue a visitar a su pareja, comenzaron a pelear, luego fue perseguida y por último acuchillada. Sus pedidos desgarradores de ayuda fueron escuchados por los vecinos, quienes dieron alertaron rápidamente a la Policía. Pero al llegar al lugar la hallaron agonizando y falleció antes que llegara la ambulancia.

Con los datos del agresor, se dio inicio a un procedimiento para capturarlo, que concluyó cuando el femicida, de 44 años, fue encontrado tratando de ocultarse en un campo del pueblo China Muerta.

Según el diario La Mañana de Neuquén, el hermano de la víctima, Fabián, contó que estaba saliendo con un hombre pero que ella nunca le había comentado estar atemorizada o preocupada por alguna circunstancia.

Además, informó que el momento en que Violeta fue a visitar a su pareja, los hijos de él no estaban en su casa y que allí se habría suscitado una discusión.

“Violeta regresó a su vivienda a pie, pero este tipo la persiguió y la atacó con una cuchilla de hoja ancha. Ella logró soltarse y caminó una cuadra, pero fue atacada nuevamente por el hombre, a pesar de los gritos de los vecinos que le pedían que la deje”, informó Fabián Matos.

Dejar una respuesta