La operadora del complejo nuclear dio un paso al costado en medio de la paralización de las obras. Sindicatos convocaron a medidas de fuerza. La crisis y el ajuste se instalaron en el complejo nuclear de Atucha. El directorio de Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA), operadora de la instalaciones, renunció ayer en medio de una parálisis de la obras pendientes y de 2.400 despidos de trabajadores, que prestan tareas en el partido bonaerense de Zárate.

El secretario general de la Unión de Empleados de la Construcción (Uecara), Antonio “Cacho” López, aseguró que “estas renuncias lo que hacen es complicar más la situación” y anticipó que el próximo lunes el gremio que conduce realizará una asamblea gremial en la puerta de las centrales nucleares, donde decidirán la puesta en marcha de un plan de lucha en el que no descartan la realización de una huelga general.

El impacto de la parálisis de las obras golpea de lleno a las firmas contratistas de las centrales nucleares, que informaron a sus empleados la puesta en marcha de recortes de personal. “Las empresas nos dicen que hay que esperar como unos seis meses para la continuación de las obras, pero el trabajador no puede esperar”, fustigó Lopez.

Uno de los encargados de electricidad de Atucha, Jorge Ponce, lamentó tras la audiencia la ausencia del Ministerio de Energía a la que calificó como una demostración de que “no le interesa para nada las familias” que no cobran sus haberes y perderán sus empleos. “Parece que somos un número, no sé que somos para ellos”, cuestionó.

El complejo de Atucha está compuesto por dos centrales, ambas ubicadas en la localidad de Lima, partido de Zárate, donde se proyecta la obra de una tercera planta, Atucha III. Tras el cambio de gestión, el gobierno de Mauricio Macri comenzó a revisar todos los contratos y aún no dijo que haría con los proyectos en curso, entre ellos Atucha III y las represas Jorge Cepernic y Néstor Kirchner, en Santa Cruz, que están detenidas y bajo análisis del ministro de Energía, Juan José Aranguren.

Dejar una respuesta