#PBA 7 minutos de lluvia bastaron para que se inunde La Plata

0
30

La intensidad del agua generó anegamientos de calles e inundaciones en casas. Además, el granizo y los vientos de hasta 70 km/h provocaron cortes de luz, caída de árboles y voladura de techos, entre otros múltiples destrozos

espertar con el sonido de la lluvia golpeando en techos y ventanas. Salir, mirar el cielo negro y comprobar la furia, rápida, fugaz, en gruesas gotas: un déjà vu de hace cuatro años. Para muchos, los intensos siete minutos de ayer, entre las 8.22 y 8.29 de la mañana, fueron un temeroso regreso al 2 de abril de 2013. En ese lapso, el firmamento se encapotó como preludio de un corto pero vehemente temporal de viento, granizo y precipitaciones que provocó el anegamiento de calles, la caída de árboles, viviendas inundadas, voladuras de techos y hasta el vuelco de vehículos.

Aunque la tormenta sacudió a toda la ciudad, los barrios más afectados fueron Ringuelet, Tolosa, Gonnet, Villa Castells, Los Hornos y Altos de San Lorenzo. Las ráfagas llegaron a los 70 km por hora, provocando múltiples destrozos. En 6 y 507 un transformador se vino abajo con dos postes de luz y en 516 desde 2 a 6 el viento derribó otros seis postes de media tensión. También volaron techos en varios hogares, y dos pinos con columnas de alumbrado y cables se desplomaron en 7 entre 512 y 513. Además, alrededor de 50.000 vecinos se quedaron sin luz durante la mañana. Con el correr de la jornada, más de 200 operarios de Edelap retiraron árboles, ramas, cartelería, techos y otros objetos que cayeron sobre las redes eléctricas provocando su salida de servicio. Así, anoche más del 95% del suministro operaba con normalidad, según informó la empresa.

La excesiva cantidad de agua caída junto al lento drenaje provocaron que durante al menos dos horas la ciudad se convirtiera en una inmensa laguna. Algunos ejemplos: el puente de 7 y 509 se inundó, hubo grandes anegamientos en Los Hornos, en calle 19 y 514, en calle 5 y 517, y el caudal del arroyo El Gato se mantuvo a tope. Al mismo tiempo, se inundaron viviendas en Altos de San Lorenzo y en Melchor Romero, donde vecinos denunciaron el mal estado de las zanjas.

Los edificios estatales también fueron víctimas del temporal: Tribunales se inundó, en Arba se cayó un pedazo de mampostería, en el Ministerio de Economía se vinieron abajo pedazos del techo y en el Registro de la Propiedad el agua se filtró por las claraboyas. También se registraron inconvenientes en el Hospital de Niños, en la Biblioteca de la Universidad y en IOMA, que tuvo que permanecer cerrado.

Según informó ante este medio el subsecretario de Gestión de Riesgo de la Municipalidad, Rodrigo Páez, durante estos 7 minutos cayeron más de 15 milímetros de agua.

Por otra parte, en la ciudad de Ensenada y Berisso, el temporal se hizo sentir, aunque no con la misma vehemencia. En la primera se registraron destrozos en tres casillas de Punta Lara, donde también se cortó la luz, al igual que en El Dique. Desde la Municipalidad informaron que no hubo calles anegadas ni árboles caídos. En Berisso, solo se inundó la zona de 17 y 164, afirmaron desde Defensa Civil. En dicha ciudad, por la noche soplaron fuertes ráfagas de viento, al igual que en La Plata.

La advertencia de la UNLP

Planes de contingencia, sistemas de alerta temprana y obras hidráulicas para prevenir, entre muchas otras recomendaciones, son las que la UNLP ha puesto al servicio de las autoridades para paliar los efectos de fenómenos como el de ayer. Sin embargo, como afirmó el decano de la Facultad de Arquitectura, Fernando Gandolfi, en una entrevista reciente con este medio: “Los informes no han sido tomados en cuenta por el poder político”.

La ausencia del intendente y el protocolo fantasma

Pese a la delicada situación que se vivió ayer en La Plata, el intendente Julio César Garro pasó gran parte de la jornada en Capital Federal y ni siquiera emitió declaración alguna sobre lo ocurrido. Al cierre de esta edición, los últimos mensajes en el Twitter oficial del jefe comunal tienen fecha del 28 de agosto y hacen referencia a la colocación de luminarias en Plaza Matheu.

Además, el parte de prensa emitido por la Comuna nunca menciona al alcalde, y solo dice que el funcionario de “mayor rango” que participó de la reunión convocada para analizar los efectos del temporal fue el secretario Servicios Públicos, Marcelo “Chubito” Leguizamón.

Ayer también brilló por su ausencia el denominado Plan General de Gestión de Emergencias que había anunciado el jefe comunal el pasado 7 de junio, durante el Día del Periodista. En aquella oportunidad, Garro invitó a más de cien comunicadores sociales de la región a firmar un acta acuerdo con el objetivo de colaborar, desde el punto de vista informativo, ante fenómenos climatológicos como el registrado en la jornada de ayer.

La realidad es que, pese a que los periodistas cumplieron con su compromiso ciudadano, el protocolo de actuación y las jornadas de capacitación que se iban a poner en marcha, hasta el momento, no se concretaron.

Colecta solidaria de la UNLP

Tras el temporal que azotó algunos barrios de la ciudad, el Consejo Social de la UNLP organizó una colecta solidaria a beneficio de los afectados. Hoy se recibirán donaciones de colchones, ropa y calzado durante todo el día en el edificio de Presidencia de la casa de altos estudios, ubicada en calle 7 entre 47 y 48.

La gran cantidad de agua caída en poco tiempo generó el desborde de arroyos, ocasionando graves daños e inundaciones en viviendas precarias de Los Hornos, Arana y Romero.

“La realidad es que no existe un plan de contingencia”

“En Barrio Norte no tuvimos grandes problemas de anegamiento tras las obras que se realizaron en 2002 y las que se hicieron después. Sin embargo, hubo muchos inconvenientes en distintos barrios. Esto demuestra que si bien las obras no están terminadas, no son suficientes. Lo que dicen los informes de la Universidad es que en Barrio Norte, en caso de que ocurra algo similar a lo del 2 de abril de 2013, solo va a mejorar el tiempo en el que se va el agua, pero no el nivel. O sea, nos inundaríamos igual, solo que estaríamos menos horas con el agua. Pero de todos modos nos inundaríamos.

La realidad es que no existe un plan de contingencia. Cuando hablás con los responsables, ellos te dicen: ¿Cómo que no hay plan, si lo tengo escrito? Los que estamos en las asambleas de inundados decimos que los planes de contingencia escritos no sirven en la medida en que la gente no conozca de qué se tratan”.

“Estamos lejos de ser una ciudad preparada para el cambio climático”

“Llovió menos de diez minutos y en ese tiempo la intensidad de las precipitaciones fue importante, a tal punto que me hizo acordar al 2 de abril de 2013. Con respecto a las obras hidráulicas, se está trabajando en las principales: en el arroyo El Gato y en los conductos derivados de la avenida 31 y el de 143. Sin embargo, estas no están preparadas para una tormenta similar a la de 2013.

La ciudad ya no soporta este tipo de lluvias porque no está previsto ningún tipo de obra adicional. Estamos lejos de ser una ciudad preparada para el cambio climático, estamos lejos de llevar a cabo obras para que la gente pueda realmente vivir tranquila.

Escucho a Julio Garro con un discurso ambiguo porque dice quisiera que se avance con las obras y todos puedan dormir tranquilos, pero cuando llueve dice la ciudad va a seguir sin estar preparada para tormentas importantes. Es contradictorio, porque dependiendo de las circunstancias dice una cosa u otra. No solo no tenemos una ciudad preparada sino que además no hay una voluntad política para resolver el tema de fondo”.

via Diariohoy.net

Dejar una respuesta