La diputada Elisa Carrió, salió al rescate de la campaña de Cambiemos en la provincia y como primer paso reforzará la presencia en dos ciudades claves del interior bonaerense: La Plata y Mar del Plata.

Lilita acompañará a María Eugenia Vidal en una recorrida por esas ciudades que Cambiemos le arrebató al peronismo en 2015 y que juntas tienen la misma cantidad de votos que La Matanza, donde Cambiemos enfrenta un escenario de catástrofe de alrededor de veinte puntos abajo del peronismo.

El foco de Carrió y Vidal no es casual: En esas ciudades Cambiemos todavía no pudo consolidar su promesa del cambio para mejor y hoy la intención de voto de la alianza oficialista esta por debajo de lo obtenido en el 2015.

Mar del Plata el caso más grave, es el de donde la gestión de Carlos Arroyo está implosionada y la sucesivas intervenciones que le enviaron Horacio Rodríguez Larreta y mas tarde Vidal a través de su ministro de Gobierno, Joaquín de la Torre, no han logrado enderezarla por el difícil carácter del intendente.

“Cuando vamos Arroyo arma reuniones de Gabinete con nosotros y dice todo que sí, pero sabemos que apenas dejamos la Municipalidad vuelve a reunir a su equipo y les dice de todo lo que hablamos no hagan nada”, reveló a LPO una fuente al tanto de las negociaciones con el extravagante intendente marplatense.

La importante ciudad balnearia sufre una severa crisis social y económica, con algunos de los peores índices de desempleo y pobreza en su ahora desbordada área conurbana, a la que se suma una inseguridad como nunca se vio en esa ciudad. Vidal pudo percibir algo de ese clima áspero cuando tuvo que presentar el Metrobus para esa ciudad en una Plaza Colón vallada al extremo y aún así no pudo evitar un escrache.

Si al mal resultado que vaticinan sufrirán en la poderosa tercera sección electoral del Conurbano Sur, Cambiemos suma pérdidas importantes de votos en Mar del Plata y La Plata, el temor actual a un triunfo de Cristina Kirchner podría empezar a acercarse a una realidad política. De ahí la apelación a Carrió, que además penetra bien en el electorado de clase media filo radical de ambas ciudades.

El año pasado el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, había alertado sobre este escenario, lo que le provocó severos cortocircuitos con la gobernadora Vidal y el propio Macri. Luego se llamó a silencio y fue excluido del armado bonaerense.

Carrió y Vidal, el viernes recorrerán la capital provincial y el sábado viajarán a Mar del Plata. Hay un dato curioso: fue Carrió quien le dijo a Vidal que tenía esos dos días libres en su agenda. De inmediato, en el equipo de campaña de la Gobernadora no dudaron en llevarla a dos territorios complicados para Cambiemos.

Según LPO, en esos distritos se trabajará en “fotos limpias”. Esto es Vidal, Carrió y los candidatos que encabecen la lista. En el caso de Mar del Plata, sólo entrarán en la foto Franco Bagnato y Vilma Baragiola. En la capital provincial Carolina Piparo y Javier Mor Roig. El resto, intendentes y legisladores cercanos a la Gobernadora y la diputada quedarán afuera.

Dejar una respuesta