A cien días de la asunción de Mauricio Macri, el Frente para la Victoria (FPV) se congregó ayer para consolidarse como oposición y armar una opción electoral que responda a la ex presidenta Cristina Kirchner. “Cristina Conducción”, es el lema de este espacio. El primer encuentro federal kircherista se realizó en Avellaneda, en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), reunió a militantes que resisten al peronismo disidente y a los que votaron a favor de Macri. Desde allí se comenzó a reconstruir la estructura opositora que responde exclusivamente a la ex presidenta.

Asistió la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner; gran parte del gabiente de la ex presidenta, diputados e intendentes. Participaron La Cámpora, JP Descamisados, Nuevo Encuentro, Kolina, Partido Comunista, la Tupac Amaru, Peronismo militante y representantes de la CGT y la CTA.

FPVAlicia Kirchner recordó a su hermano y llevó el saludo de Cristina. “Me siento dolida por los diputados que entraron por el FPV que no respondieron a su pueblo. Algunos les dicen traidores. Yo les digo cobardes”, apuntó. La gobernadora les pidió a los senadores: “No voten a favor de los fondos buitre”.

Entre los principales oradores estuvo Andrés Larroque. “Cien días fueron suficientes, hay que ponerles freno”, dijo el diputado. “No queremos chapa de duros ni de combativos, queremos dignidad. Esta reunión no es para cerrar, es para abrir nuevas convocatorias”, expresó.

“El gobierno de Macri somete no sólo al Congreso, sino a toda la población a la extorsión. Es humillante”, dijo el diputado Axel Kicillof. “Lo que hizo Macri es una estafa. Son chantas, vagos, mentirosos. Son los bancos internacionales los que obligan a Macri a pagar. Después le van a exigir volver al FMI, y no le van a prestar al 4 o 5%. Tenemos que ponernos de acuerdo militantes y dirigentes. Cristina Conducción”, arengó Kicillof.

“Vemos que muchos compañeros no expresan la militancia y pactan con el Gobierno”, afirmó el ex jefe de Gabinete y actual intendente de Resistencia, Jorge Capitanich.

ScioliDaniel Scioli también fue de la partida. “No seamos funcionales a los que nos quieren dividir”, pidió. El ex gobernador llamó a rechazar el acuerdo con los holdouts. “No queremos cerrarnos, pero no queremos más un paraíso de especulación financiera. No queremos volver a endeudarnos”, dijo.

Martín Sabbatella fue contundente. “El kirchnerismo está más vivo que nunca. Con el liderazgo de Cristina vamos a organizarnos en cada rincón de la Argentina”, subrayó.

El encuentro arrancó a las 14, con críticas a Macri. “Desde el Gobierno nos aprietan. No vamos a cambiar obras por dignidad”, dijo el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi.

Otros intendentes, como Capitanich, coincidieron en denunciar “extorsión” del Gobierno hacia gobernadores “para que sus legisladores voten leyes como la derogación del pago soberano y la ley cerrojo”.

En cambio, otros jefes comunales, como Patricio Mussi (Berazategui) y Gustavo Menéndez (Merlo) fueron moderados y negaron que se discrimine a distritos opositores.

Llamó la atención la ausencia en el encuentro de gobernadores del FPV, de un sector de La Cámpora, de la liga de intendentes vinculados a Martín Insaurralde y de muchos diputados y senadores provinciales. José Ottavis y Fernando Navarro no fueron.

“Priorizar agrupaciones, dirigentes y candidatos es ser funcional al ajuste de Macri”, dijo el diputado del Movimiento Evita. Otros referentes aseguraron a LA NACION que una gran parte del movimiento que llevó a los Kirchner al poder no estuvo invitado.

Dejar una respuesta