El diputado Diego Bossio (Bloque Justicialista), vivió una situación nada agradable cuando fue interceptado por el concejal del Frente para la Victoria, Martín Garrido, en la Municipalidad de Tres Arroyos.

Antes de que éste ingresara al despacho del intendente, Garrido le ofreció una bandeja con emparedados de salame. Ante la inesperada situación, el diputado preguntó: “¿Qué es esto?” y Garrido le respondió: “Un presente del FpV”.

El ex funcionario de Anses, se negó a recibir la bandeja y acusó al concejal de provocador. El dirigente del FpV terminó el cruce diciendo: “Seré provocador, pero no soy vende patria como vos que votaste con Cambiemos lo de los fondos buitre”.

El presente gastronòmico que el concejal Garrido le acercó a Bossio tiene que ver con la causa que se judicializó y fue conocida como “el chat del sandwichito de Bossio y Massot“. La acusación fue a raíz de la polémica conversación que mantuvieron ambos diputados, y que los legisladores kirchneristas denunciaron por supuestos delitos de “cohecho” al justicialista y al macrista.

La causa la tomó el juez Norberto Oyarbide, luego de la presentación que hicieron Carlos Kunkel, Juan Manuel Pedrini y Rodolfo Tailhade, del Frente para la Victoria. En la recordada charla por WhatsApp, el jefe del bloque macrista le dijo al ex kirchnerista que “suba al cuarto piso” y le lanzó que no lo iba a “arreglar con cinco sandwichitos”.

Cabe recordar que Diego Bossio, ex funcionario kirchnerista, llegó a su banca en la Cámara baja con los votos del FpV y luego se alejo formando un bloque propio, esta situación nunca fue perdonada por sus ex compañeros de bancada, que desde ese momento lo acusan de “traidor”, recordándole el origen de los votos.

Pero las recriminaciones, en la intendencia de Tres Arroyos,no terminaron allí, el orfebre local Perico Medina se dedicó a pegar en el ingreso al municipio y en la Cámara Económica carteles que decían: “Bossio – De Benedetto tránsfugas, devuelvan la banca”.

Dejar una respuesta