Desde el mes de enero de 2016, los vecinos de Abbott, ciudad del mencionado municipio, vienen denunciando el funcionamiento del BAPRO de la localidad, el cual cobra impuestos y servicios como en cualquier otro local en la provincia de Buenos Aires. La indignación para muchos vecinos creció, cuando empezaron a caer en cuenta de que los impuestos, tasas y servicios, abonados en tiempo y forma, les eran nuevamente reclamados, ya que figuraban como “NO PAGOS”.

Estos hechos, que como dijimos, comenzaron en enero, siguieron dándose en los meses siguientes, sin ningún tipo de respuesta, para los damnificados. Por esta razón, y como es lógico, los reclamos se trasladaron al municipio.

En el mes de agosto de 2016, desde la Secretaría de Administración Central de la Municipalidad, se tomaron cartas en el asunto y se cambió al personal que se desempeñaba en el BAPRO de la localidad de Abbot, y se le “tiró la pelota” al presidente de esa entidad, cerraron la sucursal y dejaron de cobrar tasas impuestos y servicios.

Hasta acá los hechos, que según trascendió, involucran una suma cercana a los doscientos mil pesos ($200.000).

Los vecinos de Monte se preguntan: cómo es que si la receptoría de pago es provincial, funcionaba en una delegación municipal, atendida por un empleado municipal, y desde el gobierno local interrumpieron el servicio, sin dar explicaciones sobre el dinero faltante?

Bueno, todo tiene su explicación. Y la misma no viene de parte de la Intendencia, como hubiese correspondido. Sino del órgano de control primario que tienen los municipios, llamado Honorable Tribunal de Cuentas. El HTC, es un organismo de la Constitución Provincial, que tiene como finalidad el control del destino de los fondos, y el uso de los dineros de cada uno de los 135 municipios de la Provincia.

Este Tribunal, con sede central en La plata, tiene delegaciones regionales, que auditan las cuentas en forma periódica y sistemática, y finalizado el ejercicio fiscal (en este caso año 2016) emite un dictamen sobre las irregularidades encontradas, que obviamente, se realiza al año siguiente. En este año 2017. ESE DICTAMEN SE BASA EN EL TRATAMIENTO QUE SE LE DA EN EL CONCEJO DELIBERANTE, QUE PUEDE APROBAR, RECHAZAR O APROBAR PARCIALMENTE LA RENDICION DE LAS CUENTAS

Si bien se ocultó la información, por haber llegado en pleno proceso electoral de las Primarias, la derrota estrepitosa de los candidatos de la Intendente Mayol, de 1Pais, quien quedo en tercer lugar, con apenas un 14% de los votos, precipitó que el informe oficial se conociera.

Desde este medio tuvimos acceso, y la situación es peor de los que se contaba de parte de los voceros municipales.

Brevemente, analizando el “INFORME DEL EXAMEN DE CUENTAS” DE LA DELEGACION ZONA XVIII, (CHASCOMUS) REFERENTE AL EXPTE DEL HTC N° 4-077.0-2016” encontramos que el sistema funciona desde 2010, sin problemas. Estos comienzan a partir de la asunción de Sandra Mayol en diciembre de 2015.

El tribunal, solicitó en 2016, todas las actuaciones legales producidas desde el municipio, tanto sea en la implementación del sistema, como también, lo realizado, a partir de la toma de conocimiento de parte de las actuales autoridades, sobre las irregularidades denunciadas por los vecinos. Cosa que hicieron, pero en forma parcial, omitiendo aquellos documentos que pudieran comprometer a los funcionarios de Mayol, e incluso a ella misma.

Por este motivo, en este informe oficial, con la minuciosidad propia de quien investiga seriamente, se volvieron a requerir los elementos faltantes.

Como es la maniobra oscura? En teoría, lo recaudado en la oficina de BAPRO de Abbot, debe ser girado al municipio, cuando se trate de tasas municipales, en un tiempo establecido por convenio.

La empresa BAPRO, en su descargo, informa al Tribunal, que ha dado cumplimiento a esto último. Pero también informa que, y este es el meollo de la cuestión, en la sucursal N° 7675 (Abbot) detectaron que muchas de las operaciones efectuadas por personal municipal, fueron anuladas. Si leyó bien. Anuladas, pero sin seguir los procedimientos que marcan los convenios respectivos.

Es por eso que recibieron reclamos de usuarios, que tenían en su mano comprobantes de pago, pero en el sistema, figuraba anulada la operación, por consiguiente, no estaba acreditado. El usuario figuraba como moroso.

Así y todo, Bapro Medios de Pago SA, procedió a cancelar todos los reclamos “…afrontando los pagos que no fueron ingresados, así como los intereses y multas…” Conclusión, el tema se resolvió para los usuarios. Pero los casi 200 mil pesos, ahora el municipio se los debe a Bapro.

En definitiva. El municipio debe elevar al Tribunal de Cuentas, toda la documentación que explique lo que detallamos, si es que fuera posible, y devolverle a Bapro la suma de $194.320,48

Caso contrario, y agotada esta vía administrativa, el HTC, debe denunciar penalmente a la Intendente Mayol y a todos los funcionarios y/o empleados involucrados. Un escándalo que promete seguir, ya que para poder “devolver” ese monto, el procedimiento es requerir la autorización del Concejo Deliberante, bajo el sistema de “Consolidación de deuda no comprobada ni fundada”

via: http://laquintaseccion.com.ar

Dejar una respuesta