Una nueva fiscal se sumó a la investigación por las agresiones que sufrió Fernando Cartasegna, el fiscal penal de La Plata. A su vez, el hombre será sometido a una serie de estudios médicos que incluyen pericias psiquiátricas, informó una fuente judicial.

El vocero precisó que el fiscal General de La Plata, Héctor Vogliolo, decidió que la fiscal Betina Lacki colabore con su par Ana Medina en la instrucción de las causas en las que se investigan los ataques que sufrió Cartasegna el sábado y el miércoles últimos en su despacho. A su vez, la fuente detalló además que ayer las fiscales pidieron que se realicen una serie de estudios médicos sobre Cartasegna, entre ellos una pericia psiquiátrica, para intentar determinar cómo está su estado de salud luego de los ataques.

Cartasegna está licenciado en sus funciones por una disposición del procurador general de la Suprema Corte de Justicia, Julio Conte Grand, por lo que permanecía en su casa de la localidad bonaerense de Gonnet, recuperándose de las heridas que sufrió en los ataques. Por otra parte, la fuente precisó que, ante esa situación, se resolvió que las investigaciones que llevaba a cabo Cartasegna, entre ellas las posibles víctimas de abuso sexual en el instituto Próvolo de La Plata, serán continuadas por los fiscales Hugo Tesón, Mariana Ruffino, Martín Chiorazzi y Alejandro Marchet.

Cartasegna fue dado de alta del Hospital Italiano de La Plata tras sufrir un intento de ahorcamiento y luego de haber sido golpeado, maniatado y encerrado el último miércoles en su despacho. Allí, además apareció en el piso y escrito con azúcar el apellido “Nisman”, en referencia al fallecido fiscal de la causa AMIA, que apareció muerto en enero de 2015 en Puerto Madero, después de denunciar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por encubrimiento de los iraníes vinculados a ese atentado.

El fiscal denunció que sufrió el primer ataque el sábado por la mañana, cuando se dirigía a la Fiscalía y al menos dos hombres y una mujer vestidos con ropa de policía antigua lo atacaron y golpearon cuando bajaba del auto. Cuatro días después, fue encontrado en su despacho con los pies atados con hilo que se utilizan en las causas, las manos encintadas hacia adelante y un cable de computadora en el cuello con el que presuntamente intentaron ahorcarlo.

Si bien los investigadores sospecharon en un principio que los ataques podrían estar vinculados a alguna causa que investigaba Cartasegna, no descartan tampoco que pueda estar vinculados a una cuestión personal del funcionario judicial.

Dejar una respuesta