El problema que se detectó ayer en la salud del Presidente Mauricio Macri es un tipo de arritmia que afecta al ritmo del corazón. Su síntoma más común son las palpitaciones en el 90% de los casos. El tipo de arritmia se llama “fibrilación auricular”, y se desarrolla más a hombres que a mujeres a partir de los 55 años.

Por la tarde, Macri había sentido palpitaciones, pero los médicos de la Unidad Presidencial esperaron a que el ritmo del corazón del Presidente se recuperara espontáneamente. Como no lo hizo, se lo trasladó a la Clínica Olivos, donde se le aplicó un procedimiento para recuperar el ritmo normal del corazón.

macriEl procedimiento consistió en una “cardioversión eléctrica externa”, por la cual se le dan choques eléctricos al corazón del paciente, según contó a Clarín Fernando Scazzuso, médico cardiólogo y jefe de electrofisiología invasiva del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA). Aunque la duración de un choque eléctrico es inferior a 1 segundo, la preparación del paciente y el periodo de sedación o anestesia hacen que se tarde de 15 a 30 minutos en hacer una cardioversión externa. También existe la cardioversión interna, que requiere la introducción de catéteres y puede llegar a ser bastante más prolongada (hasta 2 horas).

Los pacientes normalmente pueden irse a casa a las pocas horas de la cardioversión, una vez recuperados de los anestésicos y sedantes, si no hay complicaciones ni otros motivos para seguir internado.

Dejar una respuesta