Pasadas las 6 de la mañana, el presidente Mauricio Macri arribó al sanatorio Otamendi, en la Ciudad de Buenos Aires, para ser sometido esta mañana a una nueva artroscopía en la rodilla derecha.

La operación estará a cargo del médico Miguel Khoury y “no le impedirá continuar posteriormente con las actividades oficiales programadas”, según se indicó.

“Mañana me opero de la rodilla”, había explicado Macri ayer a algunos cronistas en los pasillos de la Casa Rosada. Su rodilla quedó sentida una vez más, en esta ocasión mientras jugaba al fútbol.

Las declaraciones del Presidente tomaron por sorpresa a los voceros oficiales, que no tenían precisiones sobre la intervención. La operación no quedó a cargo del médico Jorge Batista, que en junio de 2016 le realizó una artroscopia en el sanatorio Agote por una rotura de meniscos.

El parte médico del Jefe médico de Boca -que ya había operado a Macri en el pasado- en 2016 precisó que al Jefe de Estado se le había practicado una “artroscopía diagnóstica y terapéutica rodilla derecha. Ruptura en flap menisco interno. Menisectomía parcial interna. Toilette artroscópico”.

El procedimiento de hoy sería en principio el mismo. Se le practicará una artroscopía diagnóstica. “Luego se hará el tratamiento que corresponda en el momento”, confirmaron desde la UMP, donde también defendieron la labor de Batista. Aquella vez el culpable había sido el paddle; esta vez fue el fútbol. El Presidente se niega a “retirarse”.

Khoury, el traumatólogo que operará ahora al Jefe de Estado tiene una larga trayectoria. Se formó en la Argentina y en los Estados Unidos, donde fue jefe médico de planteles de básket la NBA y de equipos de Fútbol Americano. A su regreso, en la Argentina fue médico de Racing Club (2001-05) y del plantel de Copa Davis y titular de la Asociación Argentina de Traumatología del Deporte.

Luego de la intervención, Macri podrá seguir con su agenda. La única actividad oficial registrada por ahora, será la recepción en Olivos con su amigo, el ex mandatario chileno y candidato a volver a ocupar el mismo cargo, Sebastián Piñera.

Además de la rotura de meniscos de junio de 2016, en diciembre pasado, el Presidente había sido sometido a una microcirugía láser para extraer un pólipo de sus cuerdas vocales. Durante sus 19 meses de mandato, Macri debió afrontar además una fisura en una costilla mientras jugaba con su hija Antonia y una internación por precaución debido a una arritmia.

Dejar una respuesta