Por Rodolfo Llanos. Dicen que soy el mentor de una movida destituyente hacia el ministro de la Producción. Quiero aclarar que pedir la renuncia de un Presidente es destituyente. Pedir el cambio de un Ministro que no cumple con su trabajo, es ciudadanía. Los ministros y sus asesores se cambian cuando no  cumplen el objeto para el cual fueron designados.

El ministro de la Producción y todo su gabinete, han sido responsables de casi todos los desaciertos de este gobierno en materia de generación de empleo y activación de la economía. No solo no han logrado poner en marcha a la industria nacional, sino que tampoco han abierto nuevos mercados para nuestros productos.

En una empresa, usando el estilo de los CEO que tanto le gusta el Presidente, cuando el gerente de un área no cumple con su cometido es separado de la organización y se busca un reemplazo que pueda cumplir con la misión preestablecida. ¿Por qué no se puede pedir que se haga lo mismo con Francisco Cabrera y todo su gabinete? Tuvieron 16 meses para mostrar y demostrar. No lo hicieron. Le hacen mucho daño al Presidente.

El país no arranca por muchos factores, es cierto. Pero cuando las personas destinadas a lograr poner en marcha el motor de un país no tienen un plan, se hace cada día más difícil, que se llegue a buen puerto. Se comprobó que el derrame tarda, que las inversiones no llegan y que el crédito internacional está cerrado. Entonces que hacemos, ¿Cerramos el país y nos mudamos a Uruguay? o ¿Cambiamos el gerente que no encuentra el camino de crear fórmulas que no requieran inversión externa o crédito internacional?

El mercado internacional no viene a golpear las puertas. Necesitamos un Ministro de la Producción que sea un gerente comercial del país. Es clave que  a alguien se ocupe de empezar a generar negocios con empresas de otros países que hoy no compran productos argentinos. Este puesto requiere mucho esfuerzo e imaginación.

Rodolfo Llanos es emprendedor y directivo de la Unión de Emprendedores de la República Argentina.

Necesitamos un ministerio de la Producción que salga con la carpeta Argentina a vender productos y servicios argentinos. La pregunta es ¿Está preparado para hacer eso? La respuesta es no.

No se puede seguir perdiendo el tiempo diseñando el folleto del modelo de país. No es la Ley de emprendedores, ni la ley de Pymes lo que nos va a hacer arrancar. Es salir a golpear puertas, a hacer negocios, a dejar la roña pequeña de las conveniencias económicas de los grupos que los acompañaban y salir a jugar el partido por todos.

Es cierto que muchos de los males que sufre este gobierno son anteriores al comienzo de su gestión. Pero también es innegable que se les reclama, que en materia de producción se estropea mucho de lo que estaba funcionando.

Los errores:

El ministro de la Producción, FRANCISCO CABRERA, no convocó en más de un año de gestión a los ministros de la producción de todas las provincias a un encuentro que no sea político. Acá la situación es grave. No se puede dejar de buscar soluciones de maneta colectiva y sin mezquindades partidarias. Los egos deben dejarse en la puerta de la función pública y el ministro debe ser el primero en abrir el dialogo a todo aquel que pueda aportar una solución.

El Secretario de Emprendedores, MARIANO MAYER, malgastó un año persiguiendo una ley de emprendedores que no es más que un negocio para los 3 grupos empresarios y los “Ventures Capital” amigos de Cambiemos.

El Secretario de comercio, MIGUEL BRAUN, lanzó una iniciativa de “precios cuidados” que fue un bochornoso fracaso, no logro controlar la indexación de precios y quedo aislado de los formadores de precios y cadenas de comercialización de alimentos.

El Secretario de Transformación Productiva, LUCIO CASTRO, no logro un solo avance en la convergencia de la matriz productiva argentina con las búsqueda comerciales del resto del mundo.

El Secretario de Industria y Servicio, MARTÍN ETCHEGOYEN, no logró el desarrollo de siquiera 1000 empresas de las 300.000 que necesita el país. No influyo en la creación de empleo y por el contrario se cerraron miles de empresas y negocios en el país.

El Secretario de Integración Productiva, FERNANDO PREMOLI, cargo que suena a ñoqui, pero que debería ser altamente importante para las economías regionales, de momento no se sabe para que se creó ni con qué objetivo.

No hay que ser muy genio para darse cuenta que con este DT y con este equipo el país no produce. Como si fuera futbol, equipo que pierde lo primero que hace es buscar un nuevo entrenador. Es hora de cambiar de entrenador y de cuerpo técnico, porque el país está perdiendo por goleada.

POR GARANTIZARLE EL EMPLEO A CABRERA, MAYER, BRAUN, CASTRO, ETCHEGOYEN Y PREMOLI, EL PRESIDENTE NO PUEDE SEGUIR PERMITIENDO QUE MILLONES DE ARGENTINOS NO PUEDAN CONSEGUIR EL SUYO o PERDERLO.

Dejar una respuesta