Aunque fue lanzado hace pocos días, Pokémon Go ya tiene una multitud de seguidores. Este juego móvil también ha despertado la preocupación de muchos usuarios que se preguntan cuán vulnerables son los datos personales que compartimos con estas aplicaciones aparentemente inocuas.

En los últimos días, expertos en seguridad se dieron cuenta de que el juego (que se puede descargar gratis y fue desarrollado por Niantic, en asociación con Pokémon Co y Nintendo), no solo pide autorización a los jugadores para usar la cámara de su teléfono y su ubicación, sino también para obtener acceso total a las cuentas de Google, lo que incluye el correo electrónico, fotos, documentos almacenados y otros datos asociados al perfil del usuario.

Los críticos calificaron al juego de inmediato como un “gran riesgo para la seguridad” que estaba invadiendo la privacidad de las personas, y el senador Al Franken, de Minnesota, expresó su preocupación por este tema. Niantic ha dicho que esas solicitudes de permiso son “erróneas” y que Pokémon solo usa la información básica del perfil de Google de los jugadores.

pokemonNiantic también dijo que estaban trabajando en una solución para cambiar los permisos a un nivel “acorde con los datos que realmente se utilizan”.

El aviso que aparece en los celulares para aprobar cualquier petición durante la instalación de una aplicación muchas veces puede comprometer la privacidad de forma engañosa. Algunas aplicaciones dicen que pueden entregarle nuestros datos a los organismos de seguridad o empresas privadas con el fin de responder a peticiones legales, o por su propia voluntad.

“Un gran número de estos juegos no solo ganan dinero por su venta o por las interacciones dentro del juego, sino que también recogen datos sobre los hábitos de los usuarios y se los venden a otras empresas”, dijo Andrew Storms, vicepresidente de la empresa de seguridad New Context. “Muchas veces le están cediendo los derechos de toda su información a esas empresas”.

Entonces, ¿qué se puede hacer para minimizar los riesgos de seguridad de algunas aplicaciones? Aquí repasamos cómo proteger la información privada.

Lee la letra pequeña

Ari Rubinstein, un ingeniero de seguridad de Silicon Valley, recomienda prestar especial atención a las peticiones de acceso que formulan las aplicaciones durante su instalación y negarte si los permisos te hacen sentir incómodo.

Si no estás seguro sobre los permisos que ya has concedido, en iOS puedes comprobarlos haciendo clic en Configuración para ver la lista de aplicaciones instaladas y cambiar sus permisos. En Android también puedes hacerlo en Configuración, al seleccionar la opción de Aplicaciones. Una vez que elija una aplicación debe seleccionar “permisos” para poder cambiar la configuración.

Los usuarios también necesitan saber qué tipo de datos recogen las aplicaciones de su teléfono. Esa información suele conseguirse en las políticas de privacidad que aparecen en la configuración de una aplicación, o puede investigarse en internet.

Pokémon Go está diseñado para rastrear tu ubicación. Y, al igual que otras aplicaciones, su política de privacidad le permite dar todos tus datos a los organismos de seguridad y a empresas privadas que formulen peticiones legales o por cualquier actividad que consideren poco ética o legalmente comprometida.

También puede compartir tu información personal con otras empresas para fines de “investigación y análisis, perfiles demográficos y otras actividades similares”.

Audita las aplicaciones desarrolladas por terceros

Debido a que las aplicaciones suelen utilizar plataformas como Facebook y Google para autentificar cuentas, Rubinstein sugiere que revises regularmente el acceso otorgado a través de la configuración de estos sistemas.

En Facebook esto se puede revisar en la configuración de tu cuenta al consultar la sección de Aplicaciones, y desde allí puedes revocar el acceso. Con Google es necesario ir a la configuración de privacidad y seguridad, y revisar las aplicaciones conectadas a tu cuenta.

“La mayoría de los usuarios probablemente tienen aplicaciones que nunca utilizan y los ponen en un riesgo similar” al de Pokémon Go, dijo el experto.

Dejar una respuesta