Racing buscaba refrendar una clara levantada en sus últimos partidos, y para ello debía enfrentar en Santa Fe al difícil Unión de Leonardo Madelón, que propuso un juego frontal y buscó la victoria tanto como la visita. El encuentro fue entretenido, frenético y ambos conjuntos complementaron errores defensivos al peligro que generaron en el área contraria. Se mataron a goles y en ese festival fue Racing el que se llevó lo mejor: 6-3.

Cuando los conjuntos parecían estar estudiándose, los dirigidos por Facundo Sava metieron una contra letal que abrió el marcador a los cinco minutos. Pereyra subió por derecha, tocó para el colombiano Martínez que se la dio rápido a Milito y este habilitó de taco a Noir. El delantero no dudó: le pegó de una y la clavó abajo a la derecha del arquero.

Pero no hubo mucho tiempo para disfrutar de la ventaja y a los 13′ llegó el empate para los locales. Bruno Pittón pateó la redonda a la salida de Saja, que la dejó muy corta tras un rechazo con los puños. Un minuto después, Noir casi mete el segundo en un remate parecido al del primer gol. Vibrante.

racing union 2

Tan marcada era la tendencia del ida y vuelta, que la lotería le tocó a Racing a los 21′. Martínez aguantó la marca en la raya lateral, tocó para el medio y, tras un par de toques, Noir asistió de cabeza a Gastón Díaz que definió por abajo a la salida del arquero.

El encuentro no daba respiro. A los 26′ le tocó al Tatengue festejar en ese frenesí de goles. Claudio Riaño peleó con su marcador y en una pelota dividida con su marca alcanzó a tocarla, tomó un efecto raro que descolocó a Saja. 2-2 y más incetidumbre en el resultado y la intensidad del juego.

El último tanto llegó a los 31 minutos a través de Diego Milito. Facundo Pereyra centró un tiro libre de zurda que no pudieron despejar bien y la pelota le quedó al capitán para que defina solo y la empuje al lado de la raya.

La segunda etapa comenzó mucho más lenta que la primera. Racing parecía dispuesto a no caer en ese ida y vuelta, y cuidaba la ventaja con tenencia de pelota. Además, Unión ya no generaba peligro en el arco visitante y no encontraba el juego de antes. Pero esta tendencia sólo duró diez minutos y el partido volvió a revivir con otro empate transitorio del conjunto local.

A los 12′ Roger Martínez bajó una pelota a la altura del punto del penal, pero en vez de abrir para un compañero que entraba por la derecha el colombiano eligió disparar tras una media vuelta. La pelota pegó en el defensor y, por un rebote largo, llegó la contra. La ley del ex se hizo presente y Villar empujó un centro razante perfecto de Pittón: 3-3.

Y como se dijo: el partido cayó en el mismo ritmo que en la primera etapa y sólo tres minutos después Racing pasó de nuevo al frente. Martínez disparó apareado con un defensor, la pelota dio en el palo y Milito sacudió desde afuera del área el rebote. Golazo.

A los 22′ Noir tuvo una clara para definir todo un rato antes, pero el ex Boca y Banfield no pudo culminar bien un centro de Milito. Por esa jugada, Emanuel Brítez se fue explusado por protestar una posición adelantada. El árbitro Federico Beligoy hizo la seña de que se iba por hablarle de más al juez de línea. A partir de allí, Unión empujó y tuvo sus chances, pero las mejores fueron de la Academia.

A los 39’apareció una clara contra desaprovechada por Martínez y Lisandro López, pero el colombiano tendría revancha cinco minutos después. El delantero recibió muy solo cerca del área grande y tuvo tiempo de elegir su remate: disparó abajo, al palo derecho de Nereo Fernández, que nada pudo hacer.

El 6-3 definitivo también fue una contra en la que tres jugadores de la Academia se vieron frente a frente con el arquero local y un defensor. De Paul abrió para Milito que la pinchó a la salida de Fernández, la pelota dio en el palo y Licha López la empujó.

Racing sacó una diferencia que pareció exagerada, pero una victoria inobjetable. Demasiada distancia, demasiados goles y demasiados errores que transformaron este encuentro en uno de los mejores del campeonato.

Dejar una respuesta