La Academia, con mayoría de suplentes, se quedó con el clásico de Avellaneda ante Independiente y festejó en Mar del Plata, para llegar de buena manera al primero desafío de la Copa Libertadores.

Mauricio Pellegrino eligió titulares, pese a algunos casos excepcionales: Diego Vera y Hernán Pellerano estuvieron ausentes por estar lesionados, y los refuerzos (Leandro Fernández, Emiliano Rigoni y Martín Campaña) tampoco salieron desde el minuto cero.

Facundo Sava, por su parte, optó por reservar a la mayoría de los habituales titulares, ya que esta semana tiene el primer partido ante Puebla en México por Copa Libertadores, donde intentará llegar a la fase de grupos. Las caras más conocidas que pisaron el campo fueron Sebastián Saja, el paraguayo Oscar Romero y Ricardo Noir.

El Rojo tuvo la iniciativa en los primeros 15 minutos y se mostró más prolijo con Jesús Méndez como dueño del mediocampo. Sin embargo, con el correr del reloj, la Academia fue emparejando el juego, gracias a la precisión de Romero y la activación de Camacho. Este último fue quien recibió a los 23’ un planchazo de Diego Rodríguez, quien vio la roja en la mano de Federico Beligoy.

avellaneda 3Los dirigidos por Sava nunca pudieron aprovechar la diferencia numérica en el campo. De hecho, el equipo de Pellegino siguió yendo al ataque con Martín Benitez como bandera y el siempre peligroso Cristian “Cebolla” Rodríguez.

Por su parte, la más clara que tuvo el equipo vestido de azul pasó por un cabezazo de Camacho tras un córner, que tapó Diego “El Ruso” Rodríguez.

Pero en el complemento llegaron todos los goles. Empezó mejor Independiente, con un Benítez intratable. Sin embargo, Racing lastimó en su primera llegada. A los 11’ Romero tiró magia, eludió rivales a media velocidad y filtró un pase perfecto para Noir, quien cuando enfrentó al arquero la pinchó y la pelota terminó besando la red.

A los 23’, el Rojo reaccionó con un centro de Toledo y un cabezazo letal de Lucero. Pero la alegría duró poco y la Academia liquidó a su rival en una ráfaga.

A los 30’ el ingresado Lautaro Martínez aprovechó una desinteligencia en el fondo de Independiente y castigó por entre las piernas del 1. El golpe de nocaut llegó un minuto después cuando Roger Martínez ensayó un fuerte remate cruzado.

Con la victoria, Racing levantó el trofeo Ciudad de Avellaneda y viaja motivado a México, donde el próximo miércoles jugará el primer chico para soñar con la fase de grupos del torneo más importante del continente.

Dejar una respuesta