Tras varios hechos polémicos que protagonizó el mediocampista, la dirigencia le cerró la puerta y no continuará en el “Xeneize”.  El futbolista se despidió de los hinchas a través de las redes sociales y criticó severamente a Daniel Agelici.

Tras varias idas y vueltas, la novela de Ricardo Centurión con Boca no tuvo final feliz. El mediocampista de 24 años publicó en su cuenta oficial de Instagram un polémico mensaje para expresar sus sensaciones por no poder continuar en la institución y despedirse de todos los bosteros. Además, hubo una fuerte crítica al presidente del club, Daniel Angelici.

“No escucho y sigo, porque mucho de lo que está prohibido me hace vivir”. Con una frase del tema “Prohibido” del grupo de rock nacional Callejeros, Centurión anunció su alejamiento definitivo del Xeneize. El futbolista había viajado a Europa para seguir su carrera en el club italiano Génova, pero después de realizarse la revisión médica dio marcha atrás, no firmó contrato y regresó a Argentina.

Su permanencia en la institución con la que fue campeón del último torneo parecía llegar a buen puerto. Sin embargo, el futbolista fue una vez más el protagonista de un hecho violento en un boliche bailable de Lanús, situación que puso en duda su continuidad en Boca. Pero luego de que su representante se reuniera con la dirigencia azul y oro, sus opciones se esfumaron.

“Lamentablemente estamos en un país en el que cuando uno se equivoca, en vez de ayudarlo, le sueltan la mano”, se quejo el mediocampista, quien apuntó directamente contra Angelici y calificó de “poco serios” a los directivos.

Además, Centurión agradeció a sus compañeros, al cuerpo médico y utileros, y consideró que “los demás me soltaron la mano”, lo que dejó en duda que haya incluido a Guillermo Barros Schelotto y su cuerpo técnico en este grupo.

En las últimas horas, habían salido a la luz las supuestas cláusulas con las que Boca estaba dispuesto a negociar la compra de su pase: limitación en las apariciones públicas y en las redes sociales y pago del contrato hasta el último día trabajado, teniendo latente la posibilidad de una rescisión.

Existe una gran incertidumbre en torno al destino del jugador que pertenece al San Pablo de Brasil y que hace algunas semanas había declarado que jugaba en Boca o se retiraba del fútbol.

Via: ARGNoticias

Dejar una respuesta