Por Rodolfo Llanos. Ayer muchos argentinos pudimos ver un sainete montado para defender las operaciones de la política y hacernos a todos tomar parte, como barra-brava, de uno y otro lado.

En un grupo, con ajos, balas de plata y crucifijos,  estaban los supuestos defensores de la moral y la ley que no tenían ningún reparo en hacer justicia por mano propia y llevarse puesto a un Diputado de la Nación esgrimiendo inhabilidad moral para ejercer dicha función. Lo sorprendente es que muchos de los que esgrimían dichos argumentos, tienen procesos judiciales en proceso. Pero eso pareció no importarles.

En el otro grupo estaban los acérrimos defensores de un diputado que si la justicia fuera independiente ya debería estar en prisión. De Vido es uno de los que representa todo lo que esta mal en la política argentina.

Lo que nadie le dice a la gente, que con fueros o sin fueros, el diputado esta siendo juzgado y es función de la justicia condenarlo, pedir el desafuero cuando tenga condena y enviarlo a prisión.

Si ayer desaforaban a De Vido no iba a pasar nada. Cambiemos iba a cantar victoria, pero no es que el diputado se iba del congreso a la cárcel. No, para nada. Se iba a su casa a seguir con el proceso. Montaron un show de uno y otro lado para embaucar a la gente con el discurso de la moral y la ética.

El Presidente esta para gobernar. Los jueces para dictar sentencia y los congresales para crear las leyes. En eso consiste el sistema republicano. Cuando uno de estos poderes comienza a ejecutar funciones del otro, se cae la república y se convierte en otra cosa.

El voto popular debe ser respetado. Así como los presidentes deben cumplir con su mandato y no podemos permitir que alguien atente contra ellos, lo mismo debe pasar con los Diputados y Senadores. Para sacarlos de dichas funciones debe haber condena judicial o encontrando en el lugar del delito siendo protagonista del mismo. No podemos permitir bajo ningún concepto este quebrantamiento.

Lo de ayer, no solo fue la protección o destitución a un corrupto, sino fue una clara demostración de todo lo que esta mal en Argentina. El Congreso esta mal. Esta enfermo de corrupción. Es un “aguantadero” de todos los que se creen por encima de la ley.

AHORA van a salir con el discurso de “acordate a la hora de votar” o “se quieren llevar puesta a Cristina” cuando asuma. Pero lo único que se quieren llevar puesto es tu libertad de elegir, nuestro capital como nación y todo los bueno que podemos hacer los argentinos.

De Vido debe ser condenado. Es el deseo de la mayoría de los argentinos. Para poder creer en la justicia. Pero hay que dejar bien claro que Carrio no es el paladín de la democracia y el respeto por la ley, y Massa siempre vive especulando lo que mas le conviene a él. Con una ex presidente con decenas de procesos, con un presidente actual con condena, procesado y luego protegido por la mafia judicial, ninguno de los dos bandos pueden hablar de ética o moral.

Vos podes ponerle un limite a toda esta mugre. Es el 13 con tu voto.

Dejar una respuesta