El ex juez federal de Orán, Raúl Reynoso, comenzará a ser juzgado hoy en los tribunales de la ciudad de Salta como jefe de una asociación ilícita destinada a favorecer a narcotraficantes mediante resoluciones judiciales “contrarias a derecho” a cambio de coimas y dádivas.

El debate se llevará a cabo en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 de la capital salteña, integrado por uno de sus miembros permanentes, Federico Díaz; y los jueces subrogantes de Tucumán, Gabriel Eduardo Casas y Carlos Enrique Ignacio Jiménez Montilla, según informó el Centro de Información Judicial (CIJ).

En tanto, fuentes judiciales estimaron en diálogo con Télam que será un proceso extenso pues son más de 160 los testigos presentados por las partes y que el tribunal sólo sesionará los lunes.

Durante el debate, el Ministerio Público Fiscal (MPF) estará representado por Francisco Snopek, Carlos Martín Amad y el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias, mientras que la defensa de Reynoso la ejercerá el abogado local Federico Magno.

Según la acusación, al exjuez “se le atribuye el hecho de haber formado parte de una asociación de carácter estable, con soporte estructural, división de roles y capacidad para articular acciones de modo de sostener el desarrollo de la actividad ilícita, la cual fue montada, coordinada y encabezada por Reynoso, y que funcionó en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, al menos desde el 19 de marzo de 2010”.

Para los investigadores judiciales, esta asociación “se dedicaba a la gestión y concesión de resoluciones judiciales contrarias a derecho, favorables a los intereses de personas imputadas en procesos judiciales vinculados a la narcocriminalidad”.

Otro caso resonante es la protección que Reynoso otorgaba a unos de los mayores capos narcos del país. Reynaldo Delfín Castedo Aguilera estuvo más de 10 años prófugo y el exjuez le había otorgado varias eximiciones de prisión.

Entre las víctimas que acusaron a Reynoso hay cuatro tucumanos que aseguran que el exmagistrado les exigía la suma de $ 500.000 a cambio de concederles la libertad luego de haberlos detenido arbitrariamente.

También trascendió un hecho anterior a 2010. Reynoso, junto con dos gendarmes, iniciaron una causa contra el narco Claudio “Gallo” Andrada a partir de una denuncia “anónima” que ellos mismos gestionaron.

Los casos denunciados se apilan uno tras otro. Pero la situación de Reynoso tiene otra particularidad. Antes de que se revela toda la trama de protección a delincuentes, el exmagistrado era considerado un adalid de la causa antinarco.

El juzgado que tenía a cargo en Orán es una zona caliente del narcotráfico por su cercanía con la frontera con Bolivia. Durante el gobierno de Cristina de Kirchner había acusado en reiteradas oportunidades al Ejecutivo nacional por “desfinanciar” la lucha contra el tráfico de drogas. Incluso fue nombrado en una comisión especial creada por la Corte Suprema.

Mientras Reynoso (58) llegó al debate procesado como “jefe” de esta organización, en el banquillo de los acusados también estarán los abogados María Elena Esper Durán (72), Ramón Antonio Valor (53), Arsenio Eladio Gaona (54) y René Alberto Gómez (78); el jefe de despacho del juzgado, Miguel Ángel Saavedra (56); y el ordenanza César Aparicio (59).

En base a los elementos reunidos en la causa que tuvo a cargo el juez federal 1 de Salta, Julio Bavio; Reynoso será juzgado por los delitos de “asociación ilícita en carácter de jefe u organizador; concusión en nueve hechos, en concurso real; y prevaricato en seis hechos, en concurso ideal”.

El exmagistrado quedó preso el 1 de mayo de ese año luego de perder sus fueros por la aceptación de su renuncia por parte del presidente Mauricio Macri y al declarar en la causa negó todos los cargos.

Dejar una respuesta