Por Rodolfo Llanos. Con el retorno a la escena de la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner, el diputado Sergio Massa logró un freno al embate macrista que lo tenia furioso por estos días. Es que el Presidente de la Nación no digiere al tigrense como su interlocutor hacia el peronismo. Tampoco quiere dejarlo crecer, para que no se convierta su competidor en el 2019.

Con un Scioli derrotado, Macri tenia a Massa y Urtubey para que se pelearan entre ellos. Negocio redondo. Al llegar CFK a la escena política, Macri tuvo que enfrentar un adversario mucho mas poderoso y con el cual no hay afinidad para siquiera pactar. La guerra con CFK es a todo o nada. Decidieron que Sergio Massa es el menor de los males y frenaron la embestida. Saben que Massa es rencoroso y no lo quieren empujar a los brazos de una transversal alianza antimacri. Hace una semana habían lanzado una operación de desprestigio contra Massa y Camaño (por no aprobar la movida de Garavano para desplazar a Gils Carbó) pero a las vistas de los actos de CFK la frenaron.

Les vamos a explicar el “anton pirulero” para que podamos entender como cada quien atiende su juego:

carrio con macri y saenzLa movida de Cambiemos:

Para los PRO-Boys, Massa es grasa. Es olor a chori-pan con colonia. Es peronismo y todo lo que sea peronismo (con llegada popular) les incomoda a sus finas narices. Para ellos “el mal de todos los males es el peronismo”

En ese escenario, crearon a Urtubey. El salteño se saco cero en escrúpulos, pero viene de la rancia nobleza salteña y tiene los códigos con el que se manejan todos los CEO´s que hoy dirigen al país.

Piensan que la mejor forma de limitarle el poder, a Massa, es potenciar a uno disfrazado de peronista pero con entrañas de derecha. Fueron a fondo operando en los medios al gobernador de Salta para que se apropie del peronismo partidario y que desde ahí, hostigara sin guerra a Massa y golpeara sin piedad a su ex protectora: Cristina Fernandez de Kirchner.

Peña y Duran Barba dicen: “los partidos murieron, las ideologías murieron, ahora hay que hacer política de causas. El peronismo tiene que ser vencido por una causa nacional”. La causa nacional era, durante la campaña la lucha, contra la corrupción. El #panamaPapers pego muy fuerte y ya no pueden usar ese argumento.

Los estrategas de #Cambiemos saben que con un peronismo desunido, pero sin ruptura, es mas fácil imaginarse una victoria en el 2017, que le garantice a Macri la mayoría en las cámaras. Si Mauricio gana las cámaras, esta a la vuelta de la esquina la reelección en el 2019. Por eso, todo el gabinete nacional, diputados, senadores y cuanto político de #Cambiemos ande dando vuelta esta trabajando por “los votos futuros” y no por los problemas actuales.

Macri tiene un frente interno muy complicado en cuanto a la crisis social. Ahí Cristina Fernandez de Kirchner se agiganta. Ella se planta como victima de una confabulación judicial en su contra y ahora el Presidente de la Nación no puede salir abiertamente a contestarle. En ese escenario, Carrio sale victoriosa. Puede salir a gritar “Cristina corrupta” sin que nadie pueda marcarle un solo caso de corrupción.

massa stolbizerLa movida de Massa:

Massa juega a tres bandas. Aprieta a Macri para negociar y le manda el mensaje “o negocias conmigo o te la bancas a Cristina”. No habla con CFK, pero bajó su discurso agresivo para con ella. Massa considera que CFK ya fue, pero que tiene un poder en la calle que el Frente Renovador no tiene. Su sueño es lograr domesticar a sus ex compañeros del FPV y ahí avanzar como líder opositor.

Por otro lado, los dirigentes nacionales del FPV tienen buena comunicación con Massa, pero no lo respetan como líder. Dicen por lo bajo que “Massa necesita que lo froten” y para “adular vamos con Cristina que todavía tiene poder y nos eleva el valor de reclutamiento frente al PRO”.

En ese escenario, Massa tejió un acuerdo “secreto” con Urtubey. Massa se dedicará al territorio y a los votos, mientras que Urtubey se meterá en la interna del Partido Justicialista. Si se dan las condiciones podrían llegar a confluir en el 2019 o a enfrentarse. Ambos tienen como coincidencia dos mujeres: 1.- Graciela Camano, quien es la madrina política de ambos 2. La certeza de que si Cristina Fernández de Kirchner llega con fuerzas al 2019, ambos pueden quedar afuera de la pelea presidencial.

Esta alianza, molesta por sobremanera a Gustavo Sáenz. El intendente no se siente cómodo con el acuerdo Massa-Urtubey y sufre la alianza de su amigo. La acepta con resignación, pero espera al mes de Noviembre para salir a jugar la suya. Massa espera que para ese entonces, él haya prevalecido sobre Urtubey y pueda prescindir de la pelea en Salta.

Con una alianza con Urtubey, otra con Das Neves, otra con Maria Eugenia Vidal, sumada a la creada con Stolbizer y la antigua con De la Sota, Sergio Massa siente que Macri lo necesita y él se le puede plantar. Puertas adentro, los aliados massistas no logran digerir al “Clan Galmarini”. Pero a ciencia cierta, los Galmarini (Marcela Durrieu, Malena Galmarini y Sebastian Galmarini) son maquinas de trabajar y construir en la provincia de Buenos Aires. Cosa que la mayoría de los “amigos de Sergio” no hacen.

Los que no se bancan la alianza con Urtubey, tienen buena relación con los Galmarini… será cuestión que Malena o Sebastian autoricen a avanzar y muchos de ellos irán, felices a romper todas las alianzas nacionales de Urtubey. Massa los frena.

urtubeyLa movida de Urtubey:

El gobierno de Salta, que tiene a un Juan Manuel Urtubey ausente y sin chances de re re elección, esta regenteado por Parodi y Rodriguez. Ambos saben que para las aspiraciones de mantener la provincia, Saenz es el gran escollo.

Pactaron con Juan Carlos Romero. Aprietan a los Intendentes con la coparticipación y los adelantos mensuales. Compraron a los medios y los periodistas. Crearon un Área Metropolitana que se mete en la ciudad y en las ciudades de los potenciales aliados de Sáenz. Pero el dengue y la crisis económica los hace caminar por una cornisa sumamente peligrosa. El norte puede ser la punta de un estallido social. Aun no surgió quien la encabece, pero si apareciera un líder están dadas las condiciones para que ese polvorín explote.

Hacia adelante en lo provincial, Urtubey se imagina como su sucesor a su hermano Facundo, o eventualmente a José. En el caso de que ninguno de ellos midan bien tienen a Javier David. Lo cual genera un cortocircuito enorme puertas adentro del urtubeycismo, porque Juan Pablo Rodriguez y Carlos Parodi están lanzados en esa carrera y no terminan de digerir al Diputado Nacional. Agazapado esta Miguel Isa. “El Turco” se imagina siendo gobernador en el 2019. Romero, por su parte, siente que puede ganarle a Sáenz, Isa, David, los Urtubey, Rodriguez y Parodi, pero, tiene “el temita judicial” que un no logra cerrar.

En la nacional, Urtubey va a seguir pendulando en su discurso de elogios al Presidente y operando con los caudillos territoriales de algunas provincias y de buenos aires. Sabe que sin un pie en la provincia mas grande, no hay futuro presidencial. Tampoco tiene alianzas con votos en la ciudad de Buenos Aires.

Cuando le preguntan por Massa, él sabe que al ser el de Tigre, segundo adversario de Macri, después de Cristina Fernández siempre va a recibir ayuda del Presidente. Urtubey se ve digiriendo a Massa. En política todo es posible y el “avión Macedo” le esta dando el crecimiento de su conocimiento a nivel nacional.

Dejar una respuesta