Luego de haber estado prófugo un año y medio, un hombre de 22 años, de apellido Portal, imputado por homicidio calificado fue detenido el viernes pasado, en la localidad bonaerense de Tristán Suárez, por agentes de la División Homicidios y Delitos Complejos de la Policía santiagueña, con colaboración de sus colegas bonaerense.

La investigación comenzó el 17 de marzo de 2016, cuando la hija de una enfermera de 47 años, llamada María Alejandra Concha, denunció ante la policía que hacía dos días que no veía a su madre. Horas después de la declaración, la policía provincial forjó la puerta y encontró a la mujer muerta en el interior de la casa en la ciudad de Santiago del Estero.

La mujer, que vivía sola, fue sorprendida por el asesino cuando entró a su casa y fue ferozmente golpeada con una silla, principalmente en la cabeza y la cara. El médico forense informó que el homicidio se había producido por estallido de cráneo, más allá de que tenía otras fracturas y heridas contusas.

Pese a que el contexto daba a pensar que se había tratado de un asalto y homicidio, pues estaba forzada la puerta posterior de la casa, y faltaban algunos bienes y dinero. En este sentido, trascendió la mala relación entre la víctima, su hija y su yerno. Meses después, la hija confesó que su pareja era el autor del crimen y que el objetivo principal del asesinato era que ellos se quedaran con la vivienda de la víctima.

Dejar una respuesta