En plena cosecha, hubo durante la semana pasada varias complicaciones que frenan parcialmente las tareas de recolección en algunos puntos de la zona núcleo como el sur de Córdoba, Santa Fe y gran parte de la provincia de Buenos Aires. En lo que va de marzo, los registros de lluvias superan en esa zona los 100 milímetros. El fenómeno, además de afectar los cultivos, descubre caminos en mal estado que generan mayor vulnerabilidad. La descripción forma parte de un informe elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en el que se agrega que durante la última semana se registraron precipitaciones que alteraron la cosecha y provocaron pérdidas y una caída en el potencial de rendimiento en zonas bajas inundadas. Esto elevó la superficie no cosechable a 65.000 hectáreas.

El panorama de la entidad indica que la cosecha de girasol alcanzó hasta ahora el 52,7% de la superficie apta, con rinde medio nacional de 19,8 quintales por hectárea debido a una mejora en las productividades recolectadas en los núcleos girasoleros del sur bonaerense.

El volumen parcial acumulado superó 1,7 millones de toneladas, permitiendo mantener la proyección de producción de tres millones de toneladas, la cual se ubicaría un 32% por encima de las 2,5 millones de toneladas registradas durante la campaña previa.

Por otra parte, luego de las lluvias el área de soja presenta un panorama heterogéneo en sus condiciones de humedad como consecuencia de estas precipitaciones. Se estima que un 70% del cultivo implantado evoluciona con muy buena humedad en el suelo, mientras que otro 15% mantiene una condición de exceso hídrico. Además, el otro 15% de la superficie se encuentra con reserva de agua regular, situado principalmente en Buenos Aires, Córdoba y en sectores del NOA y NEA.

Bajo este escenario, la proyección de producción de soja permanece en 54,8 millones de toneladas. Se considera la posibilidad de elevar dicha estimación si durante las próximas semanas se afianza la tendencia positiva sobre las expectativas de rinde. El grueso de la recolección se realizará a fin de mes.

En cuanto a la cosecha de maíz temprano con destino grano comercial, continuó en el centro y sur del área agrícola nacional. Llegó a 10% de avance sobre el área estimada en 4,9 millones de hectáreas. Sin embargo, en sectores de Córdoba y Santa Fe, la recolección se vio demorada por las condiciones regulares del suelo y los niveles de humedad de los granos, que se encuentra por sobre la óptima. Actualmente, la proyección de la Bolsa de Cereales sobre la producción de maíz con destino grano comercial para la campaña 2016/17 se mantiene en 37 millones de toneladas.

Según la Bolsa de Cereales de Rosario, Santa Fe, “el grueso de los productores espera la humedad adecuada para no pagar abultadas sumas de secado. Se esperan picos que superen 130 qq/ha”.

Dejar una respuesta