De las 162 partidas a localidades en todo el país que recibieron $ 772 millones en Aportes del Tesoro Nacional (ATN) durante los primeros 5 meses de 2017, la mayor parte fue a intendentes de Cambiemos: unos $ 513,9 millones. En cambio, a los alcaldes del peronismo, en todas sus variantes nacionales, se les transfirieron unos $ 207,7 millones. Finalmente, a “otros” que pueden ostentar la administración de su provincia, como los socialistas santafesinos o el dasnevismo en Chubut apenas recibieron unos $ 50,6 millones.

Los datos surgen de un anexo entregado en su último informe al Congreso por el Jefe de Gabinete Marcos Peña, respondiendo a la pregunta 485, en las que se le requería el detalle del reparto de las asistencias financieras a los municipios. La respuesta apuntó la distribución de enero al 7 de julio de este año, sin especificar sus partidos políticos, categoría que agregó El Cronista.

Desagregado el mapa de los ATN, justificando las asistencias como E (“emergencia”) o D (“desequilibrio financiero”), se tratan de 87 partidas dirigidas a municipios del oficialismo, 49 para el PJ y 26 para otros colores políticos. Para graficar, en la provincia de Buenos Aires (que el año pasado recibió $ 1927 millones de una torta de $ 4683 millones, según otro anexo oficial), se distribuyeron $ 144 millones en 23 partidas a municipios de Cambiemos.

Pero fue uno del PJ el que más dinero recibió: al Hurlingham de Juan Zabaleta (hoy en Cumplir) se le enviaron $ 25 millones el 14 de junio. El podio lo completan intendentes del oficialismo: el Morón de Ramiro Tagliaferro, ex esposo de María Eugenia Vidal, con dos transferencias (el 26 de abril y el 14 de junio) por $ 21 millones; y La Plata, de Julio Garro, que recibió un ATN de $ 20 millones.

Tres comunas peronistas (incluye FpV y randazzismo) recibieron $ 38 millones. En esta categoría está incluida San Nicolás, si bien unas semanas después de la transferencia del 9 de marzo, su intendente Ismael Passaglia asumió en el gabinete de Vidal. Los $ 6 millones a Villarino son el único aporte a un municipio del Frente Renovador.

También, en el mismo documento oficial, se detallan transferencias a gobiernos provinciales (como marca la ley) por más de $ 1000 millones. Entre ellas, las más beneficiadas fueron Jujuy, controlada por el radical Gerardo Morales, con tres pagos por $ 300 millones (el 19 de enero, el 16 de febrero y el 5 de junio); y la Mendoza de su correligionario Alfredo Cornejo, con un abono de $ 200 millones el 16 de febrero. La otra cara de la moneda: Catamarca de la peronista Lucía Corpacci recibió un par de ayudas: una el 7 de abril por $ 2 millones y otra el 16 de mayo por $ 20 millones.

La ley 23.548 de Coparticipación Federal, de 1988, creó un fondo de ATN para que el Estado distribuyera ante “situaciones de emergencia y desequilibrios financieros”. Desde el menemismo hay denuncias de su uso discrecional. Por ejemplo, para saltear a los mandatarios provinciales, el ex presidente Néstor Kirchner supo dirigir las partidas directamente a las localidades, en lugar de enviarlas a las arcas provinciales.

Hay quienes denuncian que la práctica continúa hoy: desde el Frente Cívico y Social que gobierna Santa Fe, con Miguel Lifschitz, denuncian un reparto “a lo kirchnerista”. Sin contar un aporte por las inundaciones de enero, 11 municipios tanto de Cambiemos como del oficialismo local recibieron un ATN: aunque fueron $ 57,3 millones para los primeros, y $ 7,6 millones para los segundos.

Dejar una respuesta