La calificadora de riesgo S&P efectuó un análisis del andar de la economía argentina, indicando que “si no hay mayor crecimiento, dentro de poco la deuda se va a volver preocupante”. En este marco, el organismo señaló que si bien la emisión de deuda externa “no es baja”, aún es “manejable”.

La aseveración se desprende de las declaraciones de Roberto Sifón Arévalo, Director Ejecutivo y Líder de Calificaciones Soberanas y de Finanzas Públicas Internacionales para las Américas, S&P Global Ratings, y las realizó en el marco de la 14º edición del Consejo de las Américas, que se realizó el jueves en el Hotel Alvear.

Sifón Arévalo participó de una de las mesas de la cumbre de hombres de negocios, y fue el encargado de poner en consideración el vínculo entre resultados de las elecciones legislativas y la llegada de inversiones. En este marco, consideró que los inversores “esperan certidumbre de gobernabilidad, estabilidad, horizonte de tipo de cambio, inflación, costos de capital”, y remarcó que la mayoría esperará hasta después de octubre para ver “cómo sale la elección y su significado político”.

El director de Standard & Poors explicó que “debe bajar el déficit y deuda, para que la calificación siga subiendo”. Sobre este último punto, expresó que si bien la emisión de deuda externa “no es baja”, es “manejable”. Sin embargo, advirtió que “hay un signo de interrogación con la deuda: si no hay mayor crecimiento, dentro de poco se va a volver preocupante”.

Sifón Arévalo dijo que el país continúa en el “fondo de la lista de calificación, dos por encima del default, porque estuvo mucho tiempo en ese estado”. “El cambio de reglas implica pérdida total de confianza, hasta de los organismos multilaterales de crédito, que creen en todo el mundo. Argentina llegó hasta el punto de tener problemas con el BID. Nunca vi a ningún país, excepto repúblicas africanas con dictadores, con esos problemas, y que llegue otro y diga que es distinto, lleva tiempo para que confíen”, concluyó.

Dejar una respuesta