El lunes comienza a funcionar la Justicia luego de un mes de feria y con un nuevo gobierno donde se espera el desfile de ex funcionarios del anterior gobierno. Todas las miradas están puestas en el exjefe de gabinete Aníbal Fernández quien quedó salpicado en la causa de la triple Fuga.

Aníbal acumula varias causas penales: el juez Claudio Bonadío lo tiene imputado por el plan Qunitas donde ya declaró en indagatoria. En tanto que la jueza María Servini de Cubría lo podría convocar en la causa donde se investiga la importación de efedrina.

Se desconoce si Servini de Cubria lo convocará como imputado o como testigo, todo dependerá de si Martín Lanatta declara nuevamente en el expediente.

Otras de las causas vinculadas a la efedrina y que podría ser una verdaera bomba atómica esta en el juzgado de Ariel Lijo quien ya a fines del año pasado recibió los peritajes contable sobre el financiamineto de la campaña electoral del Frente para la Victoria del 2007 por parte de cinco droguerías vinculadas a los jóvenes asesinados en Gral. Rodriguéz.

oyarbide1_1El juzgado tendría acreditado el lavado de dinero y habrá que esperar si se avanza en las imputaciones donde el centro de las sospechas está Héctor Capaccioli quien era el recaudador del dinero.

Norberto Oyarbide que primero anunció su jubilación, pero que en las últimas semanas parece haber revertido su desición tiene al exvicepresidente Amado Boudou imputado en una causa por dádivas al viajar en diciembre de 2011 a Necochea en un avión privado y un helicóptero de empresas contratistas con el Estado.

Es probable que entre febrero o marzo, Ariel Lijo eleve a juicio oral el caso Ciccone luego que las partes hagan sus planteos y tras el cierre de la instrucción por parte del magistrado y el pedido de elevamiento a juicio del fiscal.

Sergio Torres retomará las investigaciones por la supuesta complicidad de organizaciones narcos en la fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci donde no se descarta que los hermanos Lanatta también declaren en expediente.

Sin embargo las causas que más expectativas y preocupación están en manos de Daniel Rafecas sobre el supuesto encubrimiento de la expresidenta Cristina Kirchner luego del planteo del fiscal de Cámara Raúl Ple y la desclasificación de la información relacionada al Memorandum con Irán por parte de Mauricio Macri.

Al resecto en febrero tambien se espera las indagatorias para los custodios que debían cuidar a Alberto Nisman el día de su muerte aún dudosa. La convocatoria a una nueva audiencia criminológica y multidisciplinaria y la declaración del exjefe de Operaciones de la SIDE, Jaime Stiuso quien regresará al país en el mes que comienza.

La declaración del hombre fuerte de la SIDE es esperada dentro del expediente y por fuera del expediente. La expectativa se basa si ampliará la declaración en el mismo sentido que lo hizo en enero del 2015 cuando declaró y luego partió hacia el exterior o modificará su testimonio auntando a los exmiembros del Gobierno.

Dejar una respuesta