En 2015 los candidatos perfilados para presidir la AFA no pasaban de dos dirigentes: Luis Segura, doce años al frente de Argentinos Jrs y uno de los sucesores de Julio Grondona, por un lado. Marcelo Tinelli, “outsider” de la dirigencia, alguien que llegaba “por afuera”

La asamblea de diciembre 2015 dejó pésima imagen en una interna que perdura. Asimismo, las denuncias de FIFA dejaron mal parado a varios grondonistas, Segura y José Luis Meiszner, de Quilmes Athletic Club.

Por entonces, Claudio Tapia, “delfín” de Hugo Moyano, su suegro, ganaba terreno en el fútbol del Ascenso por un escenario político que ubicaba al flamante gobierno en una posición de “privatista” en la vida y conducción de los clubes.

“Chiqui” Tapia, comentó hace un año, mandó a “pintar” paredes como los años románticos de militancia política de la tiza y el carbón: “No a la privatizaron del fútbol” se leía en paredes de las barriadas de Parque Patricios, Boedo y Pompeya

Los clubes de Ascenso, Ligas del Interior y “chicos” de Primera, 50 votos, asamblea de AFA. Votan 75. Tapia lidera concepción ideológica -“sociedades sin fines de lucro”- pero mucho más “defensa de la distribución del dinero de la televisión”.

Creció la figura de Nicolás Russo, presidente de Lanús, concejal por el Frente Renovador de Sergio Massa. Club “granate” bien administrado, título ganado jugando bien ante uno de los “grandes” y disputando Copas.

Russo arremetió contra la Comisión Normalizadora que funciona desde agosto de 2016 bajo conducción de Armando Pérez, titular de Belgrano de Córdoba y hombre de la confianza del gobierno de “Cambiemos”

La AFA tuvo otras crisis. En 1956 la “Revolución Libertadora” convocó a Raúl H. Colombo, docente, ajeno a la dirigencia tradicional. En el´79 el gobierno militar quería a Santiago Leyden, Ferro Carril Oeste. Julio Grondona ganó la votación.

Ahora entre desmanes económicos, concepciones de lo que está en juego -cambio de estatutos, “Superliga”- y lógica de hombres con sus estilos distintos, “ajedrez” con final abierto,

Lo cierto es que Mauricio Macri no esta dispuesto a que Tinelli se lance a la política usando como plataforma la presidencia del fútbol argentino.  “Prefiero acordar con Moyano y que sea el Chiqui Tapia. Cualquiera antes que Tinelli” se lo habría escuchado murmurar a su circulo intimo del futlbol.

Dejar una respuesta