Jorge Triaca, ministro de Trabajo, les advirtió a los dirigentes nucleados en la CGT que él tendrá, desde ahora, la última palabra en la distribución de fondos para obras sociales, por encima de su par de Salud, Jorge Lemus, y del superintendente Luis Scervino, responsable central de esa tarea y un hombre de confianza para la central obrera. En un claro aviso intimidatorio a los gremialistas.

Se supo que el Ministro, transmitió este mensaje la semana pasada, durante una reunión que mantuvo con José Luis Lingeri, dirigente de Obras Sanitarias y principal lobbista de las obras sociales en la CGT, y Héctor Daer, uno de los miembros del triunvirato de conducción de esa central sindical.

El encuentro fue justo antes de que el titular de la Cartera de Trabajo, viajara a El Vaticano a verse en una reunión privada con el papa Francisco, y fue solicitado por los gremialistas, tras ver los atrasos en algunos desembolsos de fondos para ese sector, como por ejemplo para el tratamiento de personas con discapacidad.

La llegada de Triaca a ese área se dará a través de dos vías, según confirmaron desde su entorno: por un lado, el monitoreo de la labor de Scervino en la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), y por otro mediante Andrés Scarsi, el recién asumido vic eministro de Salud de la Nación, que venía de la gestión bonaerense de María Eugenia Vidal.

Toda esta situación ocurre a menos de una semana de la movilización y posible paro convocados por la CGT para el 7 de marzo. Triaca mantuvo el fin de semana pasado un encuentro privado con el Papa Francisco, del que no trascendió más información. La reunión duró casi una hora y Triaca se fue sin hacer declaraciones, al igual que el sumo pontífice.

Dejar una respuesta