Una joven murió luego de haber sido atacada a golpes en plena vía pública por al menos tres vecinos que denunciaron que se encontraba fuera de sí, agredía a los transeúntes y provocaba destrozos en casas y comercios, en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, partido de La Matanza, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

Por el hecho, por ahora caratulado “homicidio”, uno de los sindicados agresores fue aprehendido esta tarde, mientras que otros dos, que quedaron grabados en un video casero del ataque, no pudieron ser localizados cuando allanaron sus respectivos domicilios.

Según las fuentes, todo comenzó alrededor de las 20 del jueves, cuando Maricela Pozzo (26) fue encontrada por personal del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de La Matanza acostada en la vía pública, en el barrio Luján, de Gregorio de Laferrere, con golpes y heridas cortantes en distintas partes del cuerpo.

Ante esa situación, la mujer fue trasladada luego por una ambulancia hasta el hospital de la vecina localidad de González Catán, donde permaneció internada en estado grave hasta el domingo, cuando finalmente murió, dijeron los informantes.

Los voceros consultados señalaron que al entrevistarse con los vecinos del barrio, la Policía determinó que las heridas de Maricela habían sido provocadas alrededor de las 18 de aquel mismo jueves, en la esquina de Víctor Hugo y Comodoro Py.

Allí, siempre de acuerdo con el relato de varios vecinos en sede policial, Maricela se encontraba “fuera de sí”, a los gritos y en un aparente estado de excitación por consumo de drogas, en el marco del cual comenzó a agredir a los transeúntes, entre ellos, una niña de 10 años.

Estos testigos también señalaron que la mujer se hizo cortes en sus brazos y piernas al intentar trepar la reja de una vivienda y al romper el vidrio de un kiosco, hasta que el dueño del comercio y un vecino que vive enfrente la abordaron.

Estas dos personas declararon como testigos ante la Policía y dijeron que habían intercedido “para separarla” de otra mujer a la que atacaba y “para calmarla”, aunque un video filmado por otro vecino con su teléfono celular mostró que ambos la golpearon brutalmente.

En esta grabación pudo verse que mientras Maricela intentaba defenderse, uno de ellos (gordo y con el torso desnudo) la sostenía en el piso y la tomaba del cabello, al tiempo que el otro (que vestía una musculosa azul) la golpeaba con fuerza y repetidamente con una vara en la cabeza y en otras partes del cuerpo.

De acuerdo a esas imágenes, el segundo de los hombres era un kiosquero y el otro el vecino de enfrente al comercio, cuyos domicilios fueron allanados esta tarde por pedido del fiscal José Luis Maroto, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza.

Voceros judiciales precisaron a Télam que el fiscal dispuso la “aprehensión” de un tercer vecino, que reside a la vuelta del lugar del hecho y que no aparece en el video casero, y que mañana pedirá su “detención” formal a la Justicia de Garantías, al igual que para los otros dos hombres.

En tanto, una vecina del barrio aportó hoy a la prensa detalles de lo ocurrido y contó que “el gordo (por el hombre con el torso desnudo) le decía (a Pozzo) ‘andate, andate’, la agarró de los pelos, la zamarreó para todos lados y le dijo: ‘Vos estás loquita, yo te voy a mandar al hospital'”.

“(Luego) La llevó arrastrando hasta unos bancos de material y la quiso tirar ahí arriba. Entonces, los chicos que estaban en el lugar le dijeron ‘no le pegués’, ‘es una chica’ y ahí la tiró al lado de la vía, la agarró y la zamarreó como un perro, y la chica quedó tirada y no se levantó nunca más”, continuó.

Por su parte, Marta, madre de Maricela contó esta mañana a la prensa que su hija “nunca” había estado en el lugar del hecho y que los vecinos que la golpearon no la conocían.

“La Policía me dijo que el kiosquero lo único que dijo es que la sacó de un brazo”, señaló la mujer y explicó que también le dijeron que su hija “murió por sobredosis y no por los golpes”.

“¡¿Cómo que no (murió por los golpes)?! Si tenía todos los intestinos rotos, el hígado, el riñón, todo suelto, tenía la cabeza partida, la nariz quebrada, la boca rota”, describió Marta.

En tanto que Daniela, hermana de la víctima, sostuvo que la Policía “no hizo nada”, que dejaron a Pozzo “dos horas tirada” en la calle y que en el hospital también “la dejaron tirada en un pasillo”.

Respecto a la mecánica de la muerte, el informe de la autopsia que recibió el fiscal Maroto indicó que Maricela tenía gran cantidad de golpes y heridas cortantes, aunque éstas no tenían la entidad suficiente para haberle provocado la muerte.

Los médicos establecieron, además, que la joven había consumido cocaína y psicotrópicos en cantidades altas, por lo que se solicitaron estudios complementarios para averiguar si la causa de la muerte pudo ser una sobredosis.

Sin embargo, el fiscal Maroto no descarta que a pesar de que los golpes no hayan sido en sí mismos letales, sí pudieran haber contribuido en una suma de causas concomitantes para su muerte, por lo que por el momento considera que se trató de un “homicidio”.

Dejar una respuesta