Nadie puede negar que el sector de los comercios así como las micro, pequeñas y medianas empresas –que son de emprendedores nacionales– está atravesando una crisis terminal.

La Unión de Emprendedores de la República Argentina junto con otras cámaras sectoriales le piden al gobierno “la declaración de emergencia económica nacional y una apertura al diálogo para encontrar soluciones”.

Según expresan los representantes de diferentes organizaciones sectoriales desde la llegada al ministerio de la Producción del ministro Francisco Cabrera, todas y cada una de las medidas adoptadas fueron en perjuicio de este tipo de empresas que incluyen a pequeñas industrias y comercios, y ostentan el 80% de las unidades productivas, aportan más del 50% del producto y fundamentalmente dan trabajo a cerca del 60% de los trabajadores registrados.

Aun así, tanto el Ministro como el secretario de Emprendedores le dan la espalda sistemáticamente e impulsaron una mal llamada ley PYME y otra también mal llamada Ley de Emprendedores que desde su sanción no aportaron ninguna solución concreta a las urgencias del sector que ya perdió alrededor de 7000 empresas en los últimos 17 meses -algo más de 5000 fueron en 2016 según el INDEC- y las proyecciones son alarmantes.

Las Cámaras sectoriales y gremiales empresarias que nuclean gran parte de estos emprendedores y empresarios han impulsado desde el día cero, un sin número de propuestas, acciones e iniciativas tendientes a aliviar el golpe que recibieron a partir de la devaluación de la moneda, la transferencia de recursos a los sectores concentrados de la economía, la pérdida de poder adquisitivo del salario que retrajo aún más el deprimido mercado interno -del que vive en gran parte el sector- la apertura indiscriminada de importaciones como herramienta anti-inflacionaria y los fulminantes tarifazos que terminaron por golpear letalmente al sector. Ninguna de estas propuestas fueron escuchadas.

El director ejecutivo de la Unión de Emprendedores de la República Argentina, Rodolfo Llanos se refirió a la crisis del sector al afirmar que “estamos a 20 meses de gobierno y vemos comerciantes a los que le han caído las ventas, en prácticamente todos los sectores. Las pymes vienen consumiendo el poco ahorro que han podido generar los años anteriores, pero en este marco de recesión, con costos que se incrementan, se hace imposible sostener las empresas y los comercios abiertos” Llanos es concreto con el problema enorme que están enfrentando “no estamos pudiendo pagar los impuestos y la AFIP nos exige cada día más. Muchos están usando esos impuestos (no pagados) para pagar sueldos y alquileres. El gobierno no ve la realidad: o declara la emergencia nacional del sector y buscamos entre todos una solución o vamos a perder otras 5000 pymes este año”, se lamenta.

“Ya esperamos 20 meses que el Ministro Cabrera y el Secretario Mayer bajen de esa nube de irrealidad y quieran convocar a una mesa nacional de soluciones. Pero mientras ellos juegan al estanciero, con plata de mentira, los emprendedores se quedan sin emprendimientos, los comercios cierran las puertas y las PYMES industriales van camino a la bancarrota” finalizó el dirigente de la organización de emprendedores.

Dejar una respuesta